Esta es la valoración de nuestro Grupo Parlamentario acerca de la aprobación por el Consejo de Ministros del Proyecto de Ley de Cambio Climático, y que hemos remitido a los medios de comunicación.

 

Unidas Podemos muestra su satisfacción por el avance que supone la aprobación por el Gobierno de la Ley de Cambio Climático
  • Juantxo López de Uralde: “Llevábamos años esperando una Ley de Cambio Climático, y ahora lo importante es que por fin el Gobierno de coalición ha dado este primer paso necesario para que, cuanto antes, el Congreso pueda acordar un texto ambicioso para hacer frente a la emergencia climática y la crisis ecológica que estamos viviendo”. 

(19/05/2020). Unidas Podemos considera un gran avance la aprobación hoy, por el Consejo de Ministros, del anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, para que sea remitido al Congreso de los Diputados y pueda comenzar su proceso de tramitación.

Para el Grupo Confederal, lo urgente, tras años de retrasos en la puesta en marcha de esta ley, y en un contexto de emergencia climática, “lo urgente era que por fin se aprobara para que pudiera comenzar su tramitación en el Congreso”, según ha destacado su diputado ecologista y Presidente de la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Juantxo López de Uralde, para quien “La aprobación de Ley de Cambio Climático es una gran noticia, y un proyecto en el que llevamos mucho tiempo trabajando”. 

Desde Unidas Podemos destacan que, además, es de vital importancia que sea “una ley ambiciosa”, por eso durante la tramitación parlamentaria, Unidas Podemos  ha acordado con el grupo socialista  aumentar la ambición de los objetivos de reducción de emisiones e implantación de renovables, por encima de los que recoge el texto aprobado en el Consejo de Ministros. Así, el acuerdo al que han llegado desde el Grupo Confederal para la tramitación de la ley, recoge elevar de un 20 a un 23 % de reducción de emisiones para el año 2030 respecto al año 1990; desde un 70 a un 74 % de participación de las renovables en el consumo de electricidad para 2030; de un 35 a un 42 % de participación de las energías limpias en el consumo final de energía para 2030, y de un 35 a un 39,5 % de reducción consumo de energía primaria. Por otro lado, los objetivos de la ley sólo podrán modificarse al alza, para garantizar un aumento progresivo de la ambición. 

“La crisis que estamos viviendo se puede quedar corta en comparación con las situaciones a las que nos puede llevar la emergencia climática, si no hacemos nada para evitarlo. Por eso es tan importante no quedarnos cortos en la ambición de la ley que se apruebe, y por eso hemos acordado elevar los objetivos durante su tramitación parlamentaria”, ha concluido López de Uralde.