Juantxo.org

El blog de Juantxo López de Uralde

Etiqueta: Unidas Podemos (page 1 of 5)

Por un sector agroalimentario justo y sostenible

Ayer, en el Pleno del Congreso de los Diputados, aprobamos el Real Decreto-Ley por el que se adoptan medidas urgentes en materia de agricultura y alimentación.

Desde Unidas Podemos hemos apoyado esta propuesta, porque entendemos que es indudable que los campesinos y los ganaderos no están  recibiendo precios justos por su trabajo. Se debe corregir esta aberración para asegurar unos ingresos que permitan vivir con dignidad a quienes cuidan de nuestra tierra,  de nuestra alimentación, de nuestra biodiversidad, y de nuestro medio rural.

Este conflicto enfrenta la supervivencia de nuestro sector primario y con ello nuestra soberanía  alimentaria, con los intereses económicos  especulativos de quienes sólo ven en la alimentación una cuenta de resultados cuanto más abultada,  mejor.

Es sensato, por tanto,  que el Estado intervenga cuando un sector no se regula, y como vemos, produce injusticias. Regular la cadena de valor de la alimentación es una obligación del Estado  cuando vemos que las malas prácticas ponen en peligro la vida de mucha gente, y lleva a buena parte de  nuestros productores a la extinción.

Aquí puedes ver mi intervención completa.

Pedimos una auditoría ante la falta de control en la gestión de residuos

Los diputados vascos de Unidas Podemos en el Congreso hemos reclamado este jueves una auditoría sobre la situación estatal de los vertederos ante la falta de control en la gestión de residuos.

El derrumbe, el pasado 6 de febrero, del vertedero de la empresa Verter Recycling situado en el barrio Eitzaga de Zaldibar, en el que se calcula que se desparramaron medio millón de toneladas de residuos industriales, ha provocado una tragedia humana y medioambiental de la que el gobierno vasco ha tardado hasta ocho días en dar a conocer los primeros resultados oficiales del análisis de calidad del aire efectuado en la zona.

Aunque la situación se vive ahora en Zaldibar, lo cierto es que en los últimos años asistimos a un incremento notable de sucesos en vertederos y plantas de residuos, y por eso reclamamos una auditoría, coordinada por el gobierno central, para conocer el grado de control existente en la actualidad sobre los vertederos, así como un plan para garantizar un control público más efectivo sobre el cumplimiento de la normativa de depósito y tratamiento por parte de los vertederos, especialmente en el caso de residuos peligrosos.

«El drama de Zaldibar, con sus terribles consecuencias humanas y ecológicas, es sólo el último incidente grave de una cadena de situaciones que se están viviendo en vertederos de residuos industriales en nuestro país”, hemos denunciado ante los medios. Desde nuestro punto de vista, «hay una dejación por parte de las administraciones de velar por el cuidado de la ciudadanía y del medio ambiente, y hay una permisividad muy grande en materia de residuos, y plantas que no deberían aceptar residuos peligrosos, como es el caso de la planta de Zaldibar los aceptan por la falta de controles por parte de la Administración”.

En este sentido, desde Unidas Podemos solicitamos auditorías para saber lo que está ocurriendo con la gestión de residuos en el Estado, y si se cumple con la legislación en los vertederos a nivel estatal.

Así recogieron la iniciativa EITB o EFE-Verde

Además, estos son los archivos de las iniciativas que registramos en el Congreso.
2020 02 20 Zaldibar
2020 02 20 Solicitud info vertederos

Un Gobierno de coalición progresista, feminista y ecologista

«Si vuestra casa estuviera en llamas no diríais que tenéis la situación bajo control y dejaríais las condiciones de vida del futuro de todas las especies en manos de inventos que todavía tienen que ser inventados. Dejaríais vuestras diferencias a un lado y empezaríais a cooperar».

Este llamamiento de Greta Thunberg a los eurodiputados el pasado abril podría ser premonitorio.

Las cosas más importantes de la vida no se consiguen a la primera. Pero con esfuerzo y perseverancia, acaban saliendo. Por primera vez desde la República, España tendrá un Gobierno de coalición. Ahora está todo por hacer. Toca construir un proyecto social, verde y feminista, enfocado en disminuir las desigualdades que han causado tanto daño tras la crisis económica.

En política ecologista, este Gobierno tiene muchas tareas que no pueden esperar. Los años de gobierno de Partido Popular y sus severas políticas de austeridad han tenido graves consecuencias sociales, convirtiendo a nuestro país en uno de los más desiguales de la Unión Europea. La premisa de la lucha contra la crisis económica se ha utilizado para reducir los derechos sociales, pero también se ha usado para desmontar las leyes de protección ambiental que teníamos en España. Desde que llegó al Gobierno, el PP acometió una durísima contrarreforma modificando todas las leyes que habían constituido la arquitectura legislativa de protección ambiental en nuestro país.

Por eso, desde el punto de vista de las políticas ecologistas, nos la jugábamos al todo o a la nada. A la constitución de un Gobierno y una mayoría parlamentaria capaz de hacer frente a estos problemas, o a una derecha que, aún hoy, sigue negando la realidad del cambio climático.

Para empezar, es urgente poner en marcha definitivamente una imprescindible y esperada ya ley de cambio climático y transición energética, con objetivos ambiciosos para conseguir la neutralidad climática en el año 2040.

El consenso científico es abrumador. 2019 ha sido el segundo año más cálido desde que se hacen mediciones, y la temperatura media de los últimos cinco años ha sido entre 1,1 y 1,2° C superior al nivel preindustrial según lo definido por el IPCC, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

La Península Ibérica es una de las zonas más vulnerables al cambio climático. Aquí las temperaturas medias han aumentado ya un 1,5º, el límite que la comunidad científica determina que en ningún caso debemos superar. Los veranos se han alargado cinco semanas desde los años ochenta, ha desaparecido el 90% de los glaciares pirenaicos y el 75% del territorio está en riesgo de convertirse en un desierto a finales de siglo…

Todo ello, con unos impactos económicos y sociales que serán cada vez más graves. Los sectores productivos, en especial sector primario, y la conservación de la biodiversidad y de los territorios marinos y terrestres, se están viendo afectados. El aumento de las temperaturas intensifica la frecuencia y la virulencia de los fenómenos meteorológicos extremos…

Por eso necesitamos cuanto antes un marco jurídico que impulse la hoja de ruta para descarbonizar la economía. La reciente Cumbre del Clima constató la gran brecha entre los gobiernos, especialmente de los grandes contaminadores, y la sociedad civil, particularmente los más jóvenes, que reclama medidas urgentes para salvar el clima.

Aunque la derecha y la ultraderecha española sigan instaladas en la indiferencia y en el negacionismo a partes iguales, el calentamiento global es la principal amenaza para el ser humano en la actualidad. Estamos en medio de una emergencia climática sin precedentes.

Ya hemos demostrado que se puede. Ahora no tenemos ni un minuto que perder… ni otro planeta (y no hay vida en un planeta muerto) que dejarles a todos esos jóvenes que nos reclaman acción climática urgente.

[Artículo publicado en El Siglo de Europa]

2019: El año de la revolución climática

Ya no hay vuelta atrás. El año que cerramos se ha convertido en el de la revolución climática. Cuando en agosto de 2018 una adolescente sueca se plantó ante el parlamento en lugar de ir a la escuela, no imaginábamos que aquello se convertiría en una gran revolución, la de los jóvenes de todo el mundo que, siguiendo el ejemplo de Greta Thunberg, comenzaron a movilizarse cada viernes exigiendo medidas radicales y acción urgente a los políticos contra el cambio climático. Con mensajes muy sencillos, pero muy claros… y, sobre todo, contundentes: «Quiero que entren en pánico, como si su casa estuviera en llamas», “Sin planeta, no hay futuro”, “No somos defensores de la naturaleza, somos la naturaleza defendiéndose”.

Este año 2019 ha estado marcado por la incertidumbre política, con muchas citas electorales (entre ellas, una repetición de las elecciones generales) y es difícil hacer un balance de una actividad parlamentaria que, por desgracia, ha sido poco fructífera.  

Sin embargo, hemos conseguido algunas cosas importantes. La más significativa, en una legislatura tan breve, ha sido la aprobación de la declaración de emergencia climática por parte de la mayoría absoluta del Congreso, a iniciativa de Unidas Podemos. Aunque el fin de la legislatura no permitió llegar a más, su aprobación compromete a toda la acción del Gobierno (de todos los gobiernos) a poner en marcha todas las políticas necesarias para hacer frente al cambio climático.

 

También hemos estado en la calle, acompañando a todos esos jóvenes que se han organizado en un movimiento ilusionante que se ha convertido en una nueva esperanza en la lucha contra el cambio climático.

 

Precisamente, esa brecha entre una sociedad civil altamente concienciada y que exige medidas urgentes, y unos gobiernos rehenes de las grandes corporaciones, se hizo patente en la COP25 que se celebró en Madrid. Una oportunidad perdida, debido a la falta de ambición de los países más contaminantes y donde los gobiernos han demostrado estado ajenos al clamor de la calle y de la gente que reclama medidas urgentes para salvar el clima.

 

 

 

 

Si algo dejó claro la nueva campaña electoral, fue, precisamente, esa concienciación ecologista, ya que la “disputa” por el voto verde quedó en evidencia de manera muy clara en los últimos meses. Desde Unidas Podemos dejamos muy claro que “el ecologismo no se dije, el ecologismo se hace”, y por eso no sólo nuestro programa recogía propuestas para un Horizonte Verde, sino que toda nuestra acción política es un compromiso para llevar a cabo la transformación que nuestro país necesita para luchar de manera efectiva contra el cambio climático. 

* (Como mi actividad es pública, y como nuestro compromiso de rendir cuentas es una realidad, puedes echar un ojo al resumen de mi agenda de campaña y el seguimiento de medios, que presentamos tras las elecciones a los compañeros de Elkarrekin Podemos en Álava). 

Ayer todo esto quedó plasmado en un acuerdo de gobierno entre Unidas Podemos y el PSOE, cuyo punto tercero está dedicado a la lucha contra el cambio climático. Este año no ha sido fácil, pero en Unidas Podemos siempre tuvimos claro que las cosas importantes no se consiguen a la primera. Ahora, vamos a seguir trabajando para impulsar medidas valientes para un país más justo, feminista y ecologista.

 

Recuerda que tenemos muchos espacios de encuentro para la reflexión y el activismo: la sección de ecología en La Cafetera, el espacio verde de Público, «Ecologismo de Emergencia», esta web o, como siempre, las redes (¿aún no sigues mi canal de telegram?).  Comparte, haz llegar a más gente todas estas actividades y reflexiones, porque unidas, podemos llegar más lejos. ¡¡Feliz 2020!!

 

Firmamos un nuevo acuerdo para España

Hoy es un día histórico tras la firma del acuerdo de Gobierno entre Unidas Podemos y PSOE para formar un Gobierno de coalición progresista que mejore la vida de las españolas y los españoles.

 

 

En concreto, el punto 3 está dedicado a la lucha contra el cambio climático, y a abordar una transición energética justa que por fin haga frente al reto más importante que tenemos por delante.

Aquí tienes el documento completo con todas las medidas que trabajaremos para poner en marcha poniendo siempre la vida en el centro, y respetando el cuidado de nuestro planeta, asegurando un futuro (y un presente) sostenible.

COALICION PROGRESISTA_Un nuevo acuerdo para España

Y aquí puedes ver la presentación del acuerdo entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez.

Juantxo López de Uralde: «Sánchez ha jugado a la ruleta rusa con las nuevas elecciones y ha puesto la pistola en la cabeza de toda la izquierda»

[Entrevista]

Juantxo López de Uralde (1963, San Sebastián) repite como cabeza electoral de Unidas Podemos por Álava, pero a diferencia de la convocatoria de abril ya no está ligado a Equo, primer partido de pensamiento ecologista por excelencia en España. Dirigente en su día de Greenpeace, logró aglutinar en Equo al movimiento ecologista como opción política. Ahora cree firmemente que su apuesta sigue más viva que nunca uniendo su destino como independiente a Unidas Podemos. López de Uralde tiene muy claro que el único responsable si fracasa la izquierda en las elecciones del 10N será Pedro Sánchez, quien «intentó liquidar a Unidas Podemos cuando percibió debilidad».

¿Cree que unas nuevas elecciones van a mover el tablero electoral de una manera significativa respecto a la convocatoria de abril?

Lo que no hemos conseguido a la primera, podemos lograrlo a la segunda. Ya nos pasó con la moción de censura, que a la segunda se ganó. Esperamos que Unidas Podemos tenga la fuerza suficiente como para condicionar a Pedro Sánchez para conformar una coalición. Ya no podría poner ninguna excusa.

En su día, Pablo Iglesias dijo que no se fiaba del PSOE y que por eso era necesaria una coalición con Unidas Podemos. ¿Cómo es posible cogobernar en esas condiciones?

Pedro Sánchez fue quien dijo que no podía dormir pensando que tenía ministros de Unidas Podemos. El bipartidismo se ha terminado y es algo que tienen que asumir los líderes del PSOE y del PP, salvo que decidan un apoyo de los populares a los socialistas, algo que veo posible. El tiempo de las mayorías absolutas se ha terminado y Sánchez tiene que entender que no puede gobernar en solitario.

¿A López de Uralde le quita el sueño una posible derechización del PSOE, tal y como viene sugiriendo Unidas Podemos?

Me preocupa porque vemos que cada vez con menos tapujos Sánchez dice cosas que apuntan hacia la derecha.

¿Cómo por ejemplo?

La mochila austriaca, lo que manda la Unión Europea, los mensajes que manda sobre la reforma laboral…Cosas que antes no estaban en el discurso de Sánchez. Hacemos un llamamiento a la gente que votó al PSOE en abril y que antes lo habían hecho por nosotros para que vuelva a tenernos en cuenta.

Tirar otra vez los dados electorales no garantiza nada a nadie.

Pedro Sánchez percibió en su momento una debilidad en Unidas Podemos y pensó que podía acabar con nosotros. Y a eso ha jugado en los últimos a meses, a culpar a Unidas Podemos que de que hubiese gobierno de coalición. Le ha salido mal la jugada. Si hay un responsable de que no haya gobierno ese es Pedro Sánchez, que no ha logrado los apoyos. Lo que no hicimos entonces y tampoco vamos a hacer ahora es regalar nuestros votos. La gente confía en nosotros pare poner en marcha una serie de políticas.

¿Cree que la repetición electoral puede ser el suicidio de Pedro Sánchez?

Los errores de Sánchez y dejarse llevar por asesores que basan sus planteamientos en encuestas son muy peligrosos. Nuestra gente está muy movilizada.

Pero la derecha también parece muy movilizada.

Sí, así es. Unidas Podemos se lo puso muy fácil a Sánchez al aceptar todas las condiciones que nos puso. Está claro que no quería pactar con Unidas Podemos. Ha jugado a la ruleta rusa y ha puesto la pistola en la cabeza de toda la izquierda.

¿Y no es un suicidio para un futuro Gobierno una tablero electoral que dejé casi todo en manos de los independentistas catalanes?

Desde nuestro punto de vista, el tema catalán requiere mucha negociación y esos partidos son muy importantes. Que el escenario es más complicado que en abril, sí, pero Sánchez ha querido tirar los dados.

¿Hay confianza entre PSOE y Unidas Podemos para abordar la cuestión catalana como socios de un gobierno?

Si los números dan, sin duda. Nuestro objetivo es lograr más votos que en abril.

A diferencia de abril usted se ha desligado del partido de pensamiento ecológico por excelencia en España, como es Equo. ¿Cree que eso le puede pasar factura?

No. Estoy donde siempre estuve. Desde 2015 abogué por sumar en la confluencia porque es el espacio donde mejor puede desarrollar sus propuestas el ecologismo político. Fue un error esa apuesta por Más País. La división viene de la fractura de Íñgo Errejón. Yo siempre he defendido que había que mantener el voto en torno a Unidas Podemos.

¿Le puede hacer daño a la izquierda la irrupción de Más País o servirá para movilizar electorado descontento?

Creo que hará más daño. No va a lograr los resultados a los que aspiraba y puede dar escaños a la derecha, donde los restos estén más apurados. La gente tiene que pensar bien el voto, con unos restos tan ajustados.

Los principales líderes de los partidos siguen presentándose de nuevo como cartel electoral tras ser incapaces de llegar a un acuerdo. ¿Es de recibo?

Depende de cada partido y ninguno ha cuestionado los liderazgos. El sistema democrático tiene sus reglas. El problema surge porque los líderes de PSOE y de PP no asumen que el bipartidismo se ha terminado y de que en el futuro los gobiernos tendrán que ser de coalición. Hasta que no lo entiendan será difícil salir del bucle.

Pero los líderes ya están por encima del bien y del mal dentro del partido, no hay ejecutiva capaz de cuestionarlos desde que hay primarias. Así es difícil que asuman sus errores.

Hay innovaciones de la nueva política que hay que poner en cuestión. Algunas han sido sobrevaloradas. El hecho de que un político gane unas primarias no le convierte en plenipotenciario. Hay cosas que habrá que revisar, pero en lo fundamental de la política a partir del 15 M ha sido muy positivo. Los viejos partidos no aceptan que tienen que pactar con los nuevos actores políticos surgidos del 15 M. Los nuevos partidos están para quedarse y cuanto antes se acepte mejor.

 

[Entrevista publicada en eldiario.es Euskadi]

 

Older posts