Juantxo.org

El blog de Juantxo López de Uralde

Etiqueta: elecciones

“Si sacamos un buen resultado Sánchez no tendrá más remedio que negociar”

[Entrevista]

Juan López Uralde, cabeza de lista por Álava de Unidas Podemos

“Defendemos lo mismo en todas partes, pero quizá en Euskadi y Catalunya no se valora lo suficiente” “Le pedimos a la gente que resista;nuestro compromiso es seguir peleando por un gobierno de izquierdas” “Debemos garantizar que las innovaciones en la industria del automóvil no dejan a Álava fuera”.

 

GASTEIZEn lo personal es de suponer que para usted estas elecciones son muy diferentes, tras su salida de Equo, el partido que fundó. ¿Cree que en lo político puede afectar de alguna manera a su candidatura por Álava?

-No creo que afecte porque yo estoy donde he estado todos estos años, en Unidas Podemos. Mis razones para estar aquí son las mismas que en 2015, que en 2016 y que el 28 de abril, y son que Unidas Podemos es la fuerza que más está ejerciendo el ecologismo político. Más allá de las connotaciones personales, desde el punto de vista político creo que no va a haber diferencias.

En Euskadi no, pero en el resto de España Equo ha desembocado en Más País. ¿Qué efecto puede tener esta formación en los resultados de Unidas Podemos? El CIS no prevé un aterrizaje muy sonoro de los de Errejón.

-Nosotros respetamos su decisión, tiene el derecho legítimo de presentarse, pero sí nos preocupa que en bastantes provincias donde es evidente que no va a conseguir ningún resultado pueda dar escaños a la derecha. Lo que pedimos a la gente es que piense bien su voto. En el caso de Bizkaia, por ejemplo, la candidatura de Más País puede llevar a dar un escaño más al PP y hacer que reaparezca en Euskadi.

¿Dan por descartado un pacto entre PSOE y Unidas Podemos vista la negociación del verano y el actual discurso socialista?

-Nosotros lo que pensamos es que muchas veces las cosas no salen a la primera, y que efectivamente Sánchez tenía una hoja de ruta que consistía en intentar acabar con Unidas Podemos, pero no lo va a conseguir. Nuestro suelo se está mostrando fuerte, la gente está movilizada y más allá del resultado lo cierto es que nos mantenemos fuertes. En ese sentido, planteamos nuestra mano tendida, exactamente igual, pero para un gobierno de izquierdas, nosotros no regalamos nuestros votos, y lo que le decimos a la gente es que aguante, que resista, que no es la primera lucha que no se consigue a la primera, que tenemos mucha experiencia en luchas de largo recorrido y que por tanto nuestro compromiso es seguir peleando para conseguir ese gobierno de izquierdas, más allá de lo que quiera o no Sánchez, porque si conseguimos un buen resultado y un grupo parlamentario fuerte es posible que no le quede más remedio que negociar con nosotros.

Y el comodín de la repetición electoral es de suponer que está ya agotado.

-Esos esperamos todos, realmente está jugando con fuego, lo decimos por activa y por pasiva. Nunca quiso pactar con nosotros, quería volver a elecciones porque así se lo habían dicho sus asesores áulicos, y lo vimos muy claramente. Yo participé en la segunda fase de la negociación y en esas reuniones en ningún momento hubo voluntad por parte del PSOE de negociar nada. Lo único que querían era sondear a ver si era posible dividirnos. Nosotros dijimos que íbamos a estar en la mesa hasta el final, que íbamos a hacer lo posible por llegar a un acuerdo, pero la otra parte no querían negociar.

¿La dilación en el inicio de las negociaciones fue el primer indicio de esa falta de voluntad que usted percibió?

-Sí, la noche del 28 de abril hubo ilusión en mucha gente, pero el 26 de mayo Sánchez y sus asesores perciben debilidad en Unidas Podemos y deciden acabar con nosotros. Tardan ochenta días en empezar a negociar, y encima nos llaman socios preferentes, lo cual es falso, en ningún momento hemos sido el socio preferente del PSOE. Nunca ha habido una negociación en serio por parte del PSOE.

¿Fue un error no aceptar la oferta de julio que les hizo Sánchez?

-Seguramente no, porque no era una oferta seria, si lo hubiera sido habríamos seguido negociando en agosto y habríamos alcanzado un acuerdo rápidamente. Ese gobierno hubiera durado muy poquito, ni siquiera creo que hubiéramos llegado a los Presupuestos, con lo cual a lo mejor las elecciones en lugar de haber sido ahora habrían sido dentro de tres meses;así que igual es mejor empezar de cero e ir en serio.

Dice que el PSOE trataba de azuzarles entre ustedes. ¿Les costó a los tres partidos unificar una estrategia de cara a la negociación?

-No, dentro de Unidas Podemos no porque teníamos claro, y era un sentir común, que había que entrar en el Gobierno, poner en valor nuestros votos. Es verdad que en julio tuvimos una discusión e internamente conseguimos llegar a un acuerdo de consenso, el de la abstención, pero para seguir negociando, si no habríamos votado que no. En realidad, el error que cometimos fue pensar que la otra parte quería negociar con nosotros, cuando nunca lo quiso.

¿Les puede perjudicar la vuelta a la efervescencia en Catalunya tras la sentencia del ‘procés’ y el desprestigio de las posiciones, digamos, templadas, sobre el modelo de Estado y la territorialidad?

-Nosotros tenemos el valor de defender lo mismo en Euskadi, en Catalunya, en Sevilla y en Madrid, y esa diferencia que marca Unidas Podemos igual en Euskadi y Catalunya no se valora lo suficiente. Es muy fácil hablar de presos políticos aquí, es muy difícil hacerlo en Cádiz, pero nosotros lo hacemos. Creo que estamos haciendo educación política, y tratamos de explicar las cosas fuera el ámbito de los territorios llamados históricos. Nosotros hablamos de plurinacionalidad sin complejos y sin tapujos, y lo hacemos aquí y en otros sitios. Creo que eso es necesario, porque hay mucho cinismo en la política española y mucho doble lenguaje, decir una cosa aquí y otra allí en función de lo que la gente quiere oír. Nosotros aportamos coherencia.

¿Hasta qué punto es grave la crisis institucional y territorial en el Estado español?

-La situación es muy grave, sobre todo porque hay grandes partidos a los que no les importa tanto solucionar el tema catalán como utilizarlo como materia electoral en otros territorios. Hay partidos que han hecho de Catalunya su único tema. En estos cuatro años en que he estado en el Congreso, por ejemplo Ciudadanos pocas iniciativas ha presentado más allá de las recurrentes sobre Catalunya. y no con un interés de resolver el problema, de mejorar la convivencia, sino con el mismo interés con el que hace determinadas cosas para llamar la atención fuera de Catalunya. Y digo Ciudadanos como puedo decir el PP, por no hablar de Vox. Con esa actitud es muy difícil buscar soluciones, porque no quieren encontrarlas, quieren aprovechar la coyuntura para su propio interés.

¿A quién puede castigar más la abstención, a Sánchez o a ustedes?

-En general la abstención perjudica a la izquierda y por eso le decimos a la gente que no ha salido a la primera, pero que vamos a seguir luchando, y también hacemos un llamamiento a las personas que votaron al PSOE creyéndose las palabras de Sánchez de que iba a intentar formar un gobierno de izquierdas. Mucha gente nos votó a nosotros en 2015 y 2016, y el 28 de abril votó al PSOE por el voto útil, y creemos que ese voto debería volver y así se lo pedimos a esa gente, que vote a Unidas Podemos para garantizar ese gobierno de izquierdas.

En un principio parecía que el miedo a la ultraderecha se había matizado, pero Vox sube, y mucho, en las encuestas. ¿Existe la posibilidad de que cobren un protagonismo esencial en el Congreso?

-Muchos de los escaños que se juega Vox es en los restos con Unidas Podemos, y por eso decía que es importante que la gente reflexione sobre su voto, porque el voto útil de la izquierda en este momento es el de Unidas Podemos, puede marcar la diferencia y dejar a Vox muy lejos de sus expectativas. Si la gente se abstiene o vota opciones sin capacidad de conseguir escaño puede ocurrir que se pierdan escaños en favor de la extrema derecha por un puñado de votos.

¿Y si eso ocurre?

-Es un desastre. Dan miedo, sus mensajes, sus discursos, su falta de racionalidad, es verdaderamente grave lo que está pasando en España con Vox, y la responsabilidad es de la derecha, que le ha dado alas. La única línea roja ha sido contra Unidas Podemos, el PSOE dijo que no podemos estar en el Gobierno porque les quitamos el sueño, y mientras tanto se está permitiendo que la extrema derecha esté en muchos gobiernos regionales, municipales, y de esa manera se le está blanqueando frente a la opinión pública. Se está mandando el mensaje de que no son tan malos y eso es terrible, porque sus mensajes y sus iniciativas en el Congreso están realmente muy alejadas de la realidad y son muy franquistas, porque es un partido franquista, alejado de la sociedad actual.

Y podrían ser la llave que no fue Ciudadanos.

-Si el PP lo permite como lo está permitiendo en tantas autonomías, con carta blanca para ser sus socios, pues eso va a ocurrir, e insisto, sus políticas son peligrosas y suponen retrocesos importantes en muchos derechos conseguidos, todo lo que se ha avanzado en la democracia está en riesgo.

La ecología es por fin, uno de los grandes temas de la agenda política. ¿Tiene esperanza de que eso se traduzca en medidas concretas en relación al cambio climático o la transición ecológica?

-La sociedad se está movilizando, pero si Vox, que es un partido negacionista del cambio climático, cuando los hechos son tan irrefutables, se convierte en llave, tenemos el negacionismo aquí, lo del primo de Rajoy es una broma al lado del discurso de Vox. Yo espero que la gente se movilice, que a lo largo de esta semana se den cuenta de la importancia de que haya un grupo fuerte de Unidas Podemos que garantice una mayoría de izquierda, que deje a esta gente en el espacio del que nunca deben salir.

¿Cuáles serían ahora sus prioridades en el Congreso con respecto a Álava, esas que quedan tan soterradas en campaña?

-A mí hay una cuestión que me preocupa mucho, que puede ser un problema social importante, la capacidad de innovación de la industria automovilística, cómo garantizar que en Álava esa adaptación se produzca. Es un problema que hay que coger de frente, no podemos mirar para otro lado ni hacer como Maroto con el diésel. El tema no está ahí, sino en garantizar que las innovaciones que se están produciendo a toda velocidad en la industria del automóvil no dejen a la industria alavesa fuera. Que tenga capacidad de adaptarse, y ver qué podemos hacer desde las instituciones para asegurar que ese proceso se lleva a cabo, porque tiene una importancia socioeconómica y laboral fundamental y es una transformación global.

[Entrevista publicada en Diario de Noticias de Álava].

Juantxo López de Uralde: «Sánchez ha jugado a la ruleta rusa con las nuevas elecciones y ha puesto la pistola en la cabeza de toda la izquierda»

[Entrevista]

Juantxo López de Uralde (1963, San Sebastián) repite como cabeza electoral de Unidas Podemos por Álava, pero a diferencia de la convocatoria de abril ya no está ligado a Equo, primer partido de pensamiento ecologista por excelencia en España. Dirigente en su día de Greenpeace, logró aglutinar en Equo al movimiento ecologista como opción política. Ahora cree firmemente que su apuesta sigue más viva que nunca uniendo su destino como independiente a Unidas Podemos. López de Uralde tiene muy claro que el único responsable si fracasa la izquierda en las elecciones del 10N será Pedro Sánchez, quien «intentó liquidar a Unidas Podemos cuando percibió debilidad».

¿Cree que unas nuevas elecciones van a mover el tablero electoral de una manera significativa respecto a la convocatoria de abril?

Lo que no hemos conseguido a la primera, podemos lograrlo a la segunda. Ya nos pasó con la moción de censura, que a la segunda se ganó. Esperamos que Unidas Podemos tenga la fuerza suficiente como para condicionar a Pedro Sánchez para conformar una coalición. Ya no podría poner ninguna excusa.

En su día, Pablo Iglesias dijo que no se fiaba del PSOE y que por eso era necesaria una coalición con Unidas Podemos. ¿Cómo es posible cogobernar en esas condiciones?

Pedro Sánchez fue quien dijo que no podía dormir pensando que tenía ministros de Unidas Podemos. El bipartidismo se ha terminado y es algo que tienen que asumir los líderes del PSOE y del PP, salvo que decidan un apoyo de los populares a los socialistas, algo que veo posible. El tiempo de las mayorías absolutas se ha terminado y Sánchez tiene que entender que no puede gobernar en solitario.

¿A López de Uralde le quita el sueño una posible derechización del PSOE, tal y como viene sugiriendo Unidas Podemos?

Me preocupa porque vemos que cada vez con menos tapujos Sánchez dice cosas que apuntan hacia la derecha.

¿Cómo por ejemplo?

La mochila austriaca, lo que manda la Unión Europea, los mensajes que manda sobre la reforma laboral…Cosas que antes no estaban en el discurso de Sánchez. Hacemos un llamamiento a la gente que votó al PSOE en abril y que antes lo habían hecho por nosotros para que vuelva a tenernos en cuenta.

Tirar otra vez los dados electorales no garantiza nada a nadie.

Pedro Sánchez percibió en su momento una debilidad en Unidas Podemos y pensó que podía acabar con nosotros. Y a eso ha jugado en los últimos a meses, a culpar a Unidas Podemos que de que hubiese gobierno de coalición. Le ha salido mal la jugada. Si hay un responsable de que no haya gobierno ese es Pedro Sánchez, que no ha logrado los apoyos. Lo que no hicimos entonces y tampoco vamos a hacer ahora es regalar nuestros votos. La gente confía en nosotros pare poner en marcha una serie de políticas.

¿Cree que la repetición electoral puede ser el suicidio de Pedro Sánchez?

Los errores de Sánchez y dejarse llevar por asesores que basan sus planteamientos en encuestas son muy peligrosos. Nuestra gente está muy movilizada.

Pero la derecha también parece muy movilizada.

Sí, así es. Unidas Podemos se lo puso muy fácil a Sánchez al aceptar todas las condiciones que nos puso. Está claro que no quería pactar con Unidas Podemos. Ha jugado a la ruleta rusa y ha puesto la pistola en la cabeza de toda la izquierda.

¿Y no es un suicidio para un futuro Gobierno una tablero electoral que dejé casi todo en manos de los independentistas catalanes?

Desde nuestro punto de vista, el tema catalán requiere mucha negociación y esos partidos son muy importantes. Que el escenario es más complicado que en abril, sí, pero Sánchez ha querido tirar los dados.

¿Hay confianza entre PSOE y Unidas Podemos para abordar la cuestión catalana como socios de un gobierno?

Si los números dan, sin duda. Nuestro objetivo es lograr más votos que en abril.

A diferencia de abril usted se ha desligado del partido de pensamiento ecológico por excelencia en España, como es Equo. ¿Cree que eso le puede pasar factura?

No. Estoy donde siempre estuve. Desde 2015 abogué por sumar en la confluencia porque es el espacio donde mejor puede desarrollar sus propuestas el ecologismo político. Fue un error esa apuesta por Más País. La división viene de la fractura de Íñgo Errejón. Yo siempre he defendido que había que mantener el voto en torno a Unidas Podemos.

¿Le puede hacer daño a la izquierda la irrupción de Más País o servirá para movilizar electorado descontento?

Creo que hará más daño. No va a lograr los resultados a los que aspiraba y puede dar escaños a la derecha, donde los restos estén más apurados. La gente tiene que pensar bien el voto, con unos restos tan ajustados.

Los principales líderes de los partidos siguen presentándose de nuevo como cartel electoral tras ser incapaces de llegar a un acuerdo. ¿Es de recibo?

Depende de cada partido y ninguno ha cuestionado los liderazgos. El sistema democrático tiene sus reglas. El problema surge porque los líderes de PSOE y de PP no asumen que el bipartidismo se ha terminado y de que en el futuro los gobiernos tendrán que ser de coalición. Hasta que no lo entiendan será difícil salir del bucle.

Pero los líderes ya están por encima del bien y del mal dentro del partido, no hay ejecutiva capaz de cuestionarlos desde que hay primarias. Así es difícil que asuman sus errores.

Hay innovaciones de la nueva política que hay que poner en cuestión. Algunas han sido sobrevaloradas. El hecho de que un político gane unas primarias no le convierte en plenipotenciario. Hay cosas que habrá que revisar, pero en lo fundamental de la política a partir del 15 M ha sido muy positivo. Los viejos partidos no aceptan que tienen que pactar con los nuevos actores políticos surgidos del 15 M. Los nuevos partidos están para quedarse y cuanto antes se acepte mejor.

 

[Entrevista publicada en eldiario.es Euskadi]

 

Reflexiones urgentes tras la jornada electoral del 26M

La jornada electoral del domingo 26 de mayo ha dejado muchos motivos para la reflexión. Los resultados para el espacio del cambio  no han sido buenos, y conviene reflexionar sobre los motivos que han llevado a bajadas importantes en el nivel de voto a nuestro espacio.

En primer lugar, la abstención nos ha vuelto a perjudicar. Parece que no aprendemos y que después de la movilización del 28A, mucha gente ha decidido quedarse en casa en esta ocasión. Esa abstención quizás tenga que ver también con errores propios: notablemente con las fricciones y rupturas internas en los distintos bloques que conforman ese espacio.

A falta de un análisis más profundo, mi primera conclusión de esta noche electoral es que cuando el espacio del cambio no va unido, cuando nos rompemos, los votantes nos castigan. El camino para avanzar es la confluencia. Juntas vamos más lejos. Para mí, esta es una cuestión decisiva, y la veo en el núcleo de nuestra bajada.

Ojo. Ayer se perdieron espacios muy importantes que quedan en manos de la derecha extrema, notablemente en Madrid. No creo que nadie de izquierdas en esa Comunidad pueda sentirse vencedor de nada: la pérdida de Madrid es una responsabilidad colectiva. De nada sirve en este caso el “y tú más”. En este sentido me sorprende la satisfacción que parece emanar de las palabras de Errejón, ya que aunque con más votos que Podemos, queda también relegado en ciudad y comunidad a la oposición en Madrid.

Los resultados de las elecciones europeas de hoy también nos dejan algunas claves importantes para el futuro de la ecología política en nuestro país. Sin duda fue una buena noche para los verdes europeos, que alcanzan los 71 diputados. La crecida de los verdes en Europa, la creciente ola social que empuja en esa dirección expone la necesidad de conformar una izquierda en España con la doble componente de social y verde, pero al mismo nivel de importancia porque las dos cosas van juntas, o no irán.

Celebro con alegría los buenos resultados en Francia y Alemania, pero en España en las CCAA y municipios donde Equo ha ido en solitario los resultados han sido muy pobres. Y la lista europea de Compromis muy lejos del escaño. En España el camino para la construcción de un espacio verde es la confluencia.

Algunos hechos:

–  La estrategia de presentarse en solitario que desarrolla el PACMA ha vuelto a fracasar. Nuevamente se han quedado fuera del parlamento europeo como ya ocurrió anteriormente en el Congreso. La crisis ecológica es demasiado grave, y demasiado urgente para permitirse esa estrategia para llegar a las instituciones.

–  La propuesta de Florent Marcellesi de que Equo fuera en las listas con Compromiso por Europa también ha resultado un rotundo fracaso, ya que esta lista no ha obtenido ni un escaño.

–  A pesar de los resultados cortos, la apuesta por la confluencia con Unidas Podemos ha vuelto a ser la más eficaz, ya que es la única opción que ha obtenido representación europea.

Desde mi punto de vista es importante sacar conclusiones para Equo:

La estrategia acordada desde 2015 de sumar en el espacio del cambio vuelve a mostrarse como la más eficaz para el ecologismo político en España, a pesar de no alcanzar los resultados esperados. En todo caso Ernest Urtasun será eurodiputado en el grupo verde, y Pablo Aldama podría llegar a serlo también a medio plazo si la lista se mueve.

Desgraciadamente no se pudo continuar avanzando en las negociaciones  con Podemos, ya que se vieron truncadas primero por el acuerdo de Equo Madrid con Errejón, y posteriormente por el acuerdo de Florent Mercellesi con Compromis. En un escenario más positivo hubiéramos obtenido sin lugar a dudas un acuerdo mucho más favorable de lo que a última hora se pudo conseguir.

Hoy mismo toca levantarse y seguir caminando. Empieza un nuevo momento político en el que apuntalar los espacios que hemos conseguido, y fortalecer desde los mismos los objetivos ecologistas. Sin duda hay que reflexionar, pero que los árboles no nos tapen el bosque.

 

 

 

Juantxo López de Uralde (Equo): “Soy absolutamente partidario de ir unidos a las elecciones generales”

[Entrevista, eldiario.es]

  • El motivo, dice, es que todos los votos tienen que sumar “para hacer una muralla” de contención
  • El fundador de Equo acaba de ser elegido por las bases con un 60,4% de votos y será cabeza de lista de la formación en las próximas elecciones generales

Fundador de Equo y diputado de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados, Juantxo López de Uralde ha visitado Albacete para hablar sobre la Ley de Cambio Climático que plantea la confluencia que está en pleno proceso de negociación de cara a las elecciones generales convocadas para el 28 de abril.

Equo es “la tercera pata” de la coalición que dio forma a Unidos Podemos en esta legislatura y por la que hoy sigue apostando el dirigente ecologista. “Soy absolutamente partidario, con el riesgo de que la extrema derecha pueda gobernar,de ir unidos a las elecciones generales”, asegura Uralde. El motivo, dice, es que todos los votos tienen que sumar “para hacer una muralla” de contención. “Así lo llevo trabajando en Equo y lo trabajaré hasta el final. Es la postura que necesitamos”.

¿No temen diluirse y que Equo termine por desaparecer como marca?, preguntamos. «La política y los partidos son herramientas para cambiar la realidad.Tenemos que siempre pensar para qué estamos aquí. Eso es lo importante”. Y es que para López de Uralde, confluir tiene varias ventajas. Aparte de sumar, hay otra que destaca como muy importante: “No es lo mismo tener una representación parlamentaria pequeña. Si vas en un grupo grande, la influencia que tienes en ese grupo es mucho mayor”, añade. Eso–explica– ha ocurrido con Unidos Podemos en esta legislatura. “Los planteamientos que hemos llevado en materia de energía, cambio climático, fracking…, no es lo mismo que lo plantee un grupo con un diputado que uno con 70”, añade el dirigente de Equo.

La necesidad de integrarse en una marca mayor, capaz de tener mayor representatividad en el Congreso de los Diputados, viene dada por la diferencia de apoyos que obtiene el ecologismo en España si se comparan con el resto de Europa donde partidos verdes han conseguido arrebatar el gobierno, en las urnas, a la ultraderecha. “Que no termine de calar el mensaje en España es por un tema educativo, esa es la conclusión que saco”, explica a esta redacción. “Este factor ambiental no ha sido relevante en el sistema educativo en España y hace que la conciencia ambiental no esté a la altura de otros países europeos”, se lamenta.

Menos comprensible es esta realidad teniendo en cuenta que la Península Ibérica está especialmente afectada por el cambio climático. “De hecho el movimiento juvenil Greta Thunberg se expande al fin por España, pero ha tardado. ¿Por qué ha tardado mas? La parte educativa tiene algo que ver”, asegura.

“Sin respuesta política al cambio climático”

Uralde llegaba a Albacete para hablar de la Ley de Cambio Climático que propone Unidos Podemos. Dice el diputado que el problema del Cambio Climático “es un problema del que todo el mundo es ya consciente pero, sin embargo, no hay una respuesta política”.

Dice López de Uralde que en España hay una falta de legislación y una ley de cambio climático y transición energética y señala que el Gobierno de Pedro Sánchez ha aprobado el anteproyecto de Ley pero una vez disueltas las Cortes. “Ha sido una legislatura perdida, y entendemos que es precisamente el cambio climático una cuestión en la que no hay tiempo que perder”.

Los científicos de Naciones Unidas nos están diciendo que para evitar un cambio climático superior a 1,5 grados las emisiones tienen que bajar en un 45% para el año 2030. “Estamos hablando de reducciones muy drásticas y para conseguir ese objetivo hay que empezar ya”. En junio de 2018, hace pocos meses, Unidos Podemos presentó una proposición de ley “ambiciosa, transversal, que cubra todos los sectores que aportan gases al cambo climático, como la energía, el transporte, la agricultura, los residuos,…, todos los sectores que aportan al cambio climático”.

Una ley que, por cierto, plantea la prohibición del Fracking que ha amenazado durante años la provincia de Albacete. “Si ahora mismo el problema (del fracking) ha desaparecido se debe a los precios de la energía. No hay que bajar la guardia porque en cualquier momento puede reaparecer”.

Además, incluye un Plan Nacional de Energías Renovables y Eficiencia Energética basado, entre otros, en la rehabilitación de edificios “y ponemos fecha al fin de los coches de combustión”.

 

Publicado en eldiario.es