En el Día Mundial de la Biodiversidad, también nos acordamos de la naturaleza urbana.

Esta es la nota que hemos enviado a los medios de comunicación:

 

Unidas Podemos reivindica planes de renaturalización para recuperar la biodiversidad urbana
  • Juantxo López de Uralde: «La renaturalización de las ciudades supone una importante mejora ambiental para estos núcleos urbanos, pero también de la calidad de vida y de la salud de la población que vive en ellas”.

(22/05/2020) En el Día Mundial de la Biodiversidad, Unidas Podemos reivindica el papel de la naturaleza urbana y reclama planes para renaturalizar las ciudades, siguiendo el ejemplo de Madrid Río con la renaturalización del tramo urbano del Río Manzanares.

A través de una iniciativa parlamentaria del diputado ecologista y Presidente de la Comisión de Transición Ecológica, Juantxo López de Uralde, el Grupo Confederal ha llamado la atención, en el Día Mundial de la Biodiversidad, en la naturaleza y biodiversidad urbana, que ha aumentado notablemente durante estas semanas de confinamiento y debido a la menor actividad.

Así, para López de Uralde, según señala en el escrito registrado, “La experiencia en Madrid Río, con la renaturalización del tramo urbano del Río Manzanares, ha demostrado que, si dejamos espacio y tiempo a la naturaleza, ésta es capaz de recuperarse y mejorar la calidad de vida de todos”. 

Desde el Grupo Confederal, a través de su diputado ecologista, consideran que la degradación de la biodiversidad y de los ecosistemas, aumenta el riesgo de aparición de enfermedades infecciosas transmisibles al ser humano. Y, en sentido positivo, la naturaleza, en todas sus facetas, es un factor de primer orden para garantizar nuestra salud y nuestro bienestar. Por eso, reclaman estrategias que incluyan la renaturalización de las ciudades para recuperar la biodiversidad urbana, e incluirlas dentro del futuro Plan Estratégico de Patrimonio Natural y Biodiversidad, pero también que se tengan en cuenta dentro del diseño de la “desescalada” o Plan para la Transición hacia una nueva normalidad. 

“Se ha demostrado que la biodiversidad es el primer escudo que tenemos contra las pandemias. Y las personas que vivimos en las ciudades no debemos salir de esta crisis nuevamente expuestas a una vuelta a contaminación y más ladrillo. La vida en la ciudad es posible rodeados de naturaleza urbana, y hay ejemplos de ello. Es una cuestión de calidad de vida, pero también un importante beneficio para la salud de todos”, concluye López de Uralde.