Desgraciadamente no hemos aprendido nada. Una década después de la peor crisis económica y social que ha sufrido nuestra economía en los últimos tiempos, volvemos a las andadas. Los bajos tipos de interés impulsan las hipotecas, y con ellas la construcción vuelve a levantar el vuelo, y se reproduce el modelo que tuvo unas consecuencias devastadoras, cuyo resultado en términos sociales todavía estamos viviendo con salarios más bajos, condiciones laborales más duras para los trabajadores y una mayor desigualdad social que antes de que aquella burbuja estallara. Pero los síntomas están aquí: el litoral español vuelve a ser el principal escenario (aunque no el único) de esa nueva burbuja.

El repaso a los nuevos proyectos de construcción en el litoral no dejan lugar a dudas. Además, los últimos y escasos ecosistemas costeros en buen estado de conservación se ven amenazados por las nuevas urbanizaciones.

El escenario ambiental, sin embargo, ya no es el mismo que hace una década: el cambio climático se ha convertido en una auténtica amenaza para las zonas urbanizadas del litoral. La subida del nivel del mar es un hecho, y cada temporada vemos como las playas regeneradas artificialmente son arrasadas por los temporales, en un bucle interminable que se repite cada vez con mayor intensidad.

La Ley de Costas se ha quedado vieja, ya que las amenazas ahora son aún mayores, lo que dota de mayor valor protector a los ecosistemas costeros del que ya tenían: sistemas dunares, pinares costeros, praderas de posidonia oceánica, se han convertido en elementos imprescindibles para prevenir los daños que el mar causará en el litoral en un escenario de cambio climático. Sin embargo en vez de protegerlos, vuelve a sobrevolar la amenaza de su destrucción por nuevos proyectos urbanísticos.

Un rápido recorrido por nuestras costas nos puede dar una idea de la gravedad de la situación: hace sólo unos días saltaba la noticia de un proyecto de macrourbanización en la playa de Los Lances, en Tarifa. Pero es sólo uno de los muchos que están emergiendo como setas por todas partes. Pocos espacios se libran: en Chiclana, los chalés amenazan un pinar litoral. En la Costa Brava, concretamente en Girona, es un proyecto de carretera el que pone en peligro la conservación del bosque mediterráneo. Pero incluso en los lugares más urbanizados vuelve ele ladrillo: la Costa del Sol vive un nuevo boom inmobiliario, y por ejemplo en Estepona hay proyectadas mas de 3.000 nuevas viviendas.

El urbanismo desbocado ha traído grandes males a este país. Una pena que no hayamos aprendido nada.

[Artículo publicado en Ecologismo de Emergencia]