En su día ya comentamos el negativo balance para la política ambiental de los Presupuestos Generales presentados por el gobierno para 2011 . En este artículo denunciabamos, por ejemplo, que el Ministerio de Agricultura (que incluye al exministerio de medio ambiente) es, después del de Fomento, el que mayores recortes ha sufrido, o que sólo dedicará el 2,3% de su presupuesto a la lucha contra el cambio climático.

Los pactos con el PNV aumentarán todavía más la factura ambiental del  presupuesto para 2011. Entre las condiciones pactadas por el PSOE con el PNV se encuentra el desbloqueo de una gran infraestructura de enorme impacto ecológico: el puerto exterior de Pasaia.  De llevarse a cabo, el puerto exterior de Pasaia supondría la ocupación de un espacio marino ubicado en las faldas del monte Jaizkibel. Un lugar de singular valor ecológico que cuenta con distintas figuras de protección, y que en ningún caso debiera albergar una infraestrcutura de esas características. El proyecto incluye no sólo la plataforma y las dársenas del puerto, sino también varias centrales térmicas, y un puerto de recepción de carbón.

Leer