Juantxo.org

El blog de Juantxo López de Uralde

Etiqueta: COP26

El coronavirus ataca también la lucha contra la emergencia climática

A última hora de la noche del miércoles conocimos la noticia de que, debido a la crisis generada por el coronavirus, se suspende la Cumbre del Clima (COP26). Tenía que celebrarse en Glasgow (Reino Unido), entre el 9 y el 18 de noviembre, pero al parecer los organizadores han preferido posponerla. Se trata de una mala noticia para la lucha contra la emergencia climática, que sólo puede mitigarse si se celebra en la primera mitad de 2021, y por tanto el retraso es pequeño.

Es una paradoja que la actual pandemia pueda tener como uno de sus impactos, el debilitamiento todavía mayor de los maltrechos compromisos globales de lucha contra el cambio climático. Precisamente uno de los impactos más notables de los cambios en el clima y la degradación de los ecosistemas es que facilitan la aparición y expansión de nuevas enfermedades. Por tanto la lucha climática lo es también contra nuevas pandemias.

La COP26 es una reunión clave: los 200 gobiernos del mundo tienen que llegar a la misma con nuevos objetivos, más ambiciosos de los actuales, que permitan cumplir con el objetivo de mantener el aumento de temperatura global por debajo de 1,5 ºC. De mantenerse los compromisos actuales, las temperaturas subirían por encima de los 3 ºC. Sin embargo, posponer la cumbre reduce la presión a los gobiernos para que aumenten sus objetivos.

Desgraciadamente la profundidad y gravedad de la crisis del COVID-19 puede ser utilizada de excusa para poner en riesgo la ambición de los gobiernos en la lucha contra la emergencia climática. Es evidente que ahora hay urgencias mayores, pero también debe serlo que la emergencia climática sigue estando ahí, generando impactos cada día más visibles. Por ello, entendemos que la salida de la crisis del coronavirus debe servir de impulso a un nuevo modelo en el que se promuevan  políticas verdes que generen empleo en un escenario donde la sostenibilidad sea un objetivo prioritario.

Esta decisión llega también en medio de una profunda crisis de la Unión Europea. Su futuro también está en juego por las políticas alemana y holandesa de volver a aplicar en 2020 las recetas que aplicaron en la crisis económica de 2008. No sabemos en qué va a acabar la actual fractura, pero entretanto es deseable que la UE avance en su ley del clima, con un objetivo actualizado de reducción de emisiones de -55% para 2030 antes de la COP26 (sea finalmente cuando sea).

La crisis del coronavirus no debe ser una excusa para frenar las políticas contra la emergencia climática, sino un acicate para ser todavía más ambiciosos y actuar con mayor urgencia. Por ello esperamos que la COP26 no se retrase más allá de los primeros meses de 2021.

[Artículo publicado en Ecologismo de Emergencia].

Posponer la COP26 no puede ser un freno a la lucha contra el cambio climático

Ante la decisión de la ONU de retrasar la COP26, esta es la reacción de Unidas Podemos, y que hemos enviado hoy a los medios de comunicación.

Unidas Podemos reclama no dejar de lado la acción climática y propone un plan de reindustrialización verde para que la salida de la crisis sanitaria sea social y ecológicamente justa
  • Juantxo López de Uralde: “Cuando superemos la pandemia, debemos abordar la emergencia climática. El reto está en impulsar un plan de reindustrialización verde que sirva para crear mucho empleo, recuperando la producción propia”.

(2/04/2020). Ante la decisión de la ONU y el gobierno británico de retrasar la próxima Cumbre del Clima, que debía celebrarse en Glasgow este mes de noviembre, hasta 2021 a causa de la crisis del COVID-19, desde Unidas Podemos consideran que, “en ningún caso esto debe suponer un freno en los esfuerzos y la ambición de los gobiernos para luchar contra el cambio climático”, y por eso proponen “un plan de reindustrialización verde” que garantice una salida social y ecológicamente justa de esta crisis.

La drástica reducción de la movilidad en España, debida a las restricciones de actividad y al confinamiento desde que se decretara el estado de alarma el pasado 14 de marzo, para hacer frente al COVID-19, ha tenido como consecuencia colateral un fuerte descenso de la contaminación por tráfico, según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico. Sin embargo, organizaciones ecologistas como Greenpeace advierten que una reducción puntual de estas características no es suficiente para paliar la crisis climática, ya que la cantidad de CO2 que ya hemos acumulado en la atmósfera es demasiado alta.

En este sentido, para el diputado ecologista de Unidas Podemos y presidente de la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Juantxo López de Uralde, “esta crisis sanitaria nos está dejando muchas lecciones. Es evidente que la drástica reducción de las emisiones se ha producido a un alto coste económico y social, pero habrá que analizar en profundidad la forma en que salimos de esta crisis, porque no podemos hacerlo con más productivismo, contaminando igual que antes o volviendo a las mismas prácticas que nos han traído aquí”.

Desde Unidas Podemos consideran que “ahora el reto está en impulsar un plan de reindustrialización verde que sirva para crear mucho empleo, recuperando la producción propia” y, a la vez, recuerda, López de Uralde, “sin olvidar que debemos hacer frente a la próxima gran pandemia, que es la emergencia climática”. Por eso, para Uralde, “Aunque la COP26 no pueda celebrarse en noviembre por motivos que son comprensibles, esto no puede retrasar sus objetivos; debemos redoblar esfuerzos para aumentar la ambición climática y reducir las emisiones”.