tejerinasanchezgalan

Mientras en la Cumbre del Clima se discute de casi todo, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, recordaba hoy lo más importante: «si no se actúa ahora, la temperatura del planeta subirá casi 4 grados a finales de siglo». Conviene nunca olvidar el motivo que nos ha traído aquí, porque como ocurre casi siempre, el exceso de información es una forma muy sutil de desinformación. Y es psoible olvidarse de la gravedad del problema que nos trajo aquí.

Y es que en estas Cumbres tienden a acumularse tal cantidad de eventos, fotos, ruedas de prensa e informaciones que uno al final no puede distinguir lo relevante de lo accesorio.  Hoy me ha llamado la atención la foto que encabeza este post. Ver a Sánchez Galán junto a Tejerina y Cañete, convertidos en adalides de la lucha contra el cambio climático causa, como mínimo, estupor.  A indignación ya no llega, porque visto todo lo que hemos visto, ya casi no queda espacio para eso.

La cuestión que me planteo es: ¿realmente ayuda a la lucha contra el cambio climático esa fotografía? Podría, si detrás hubiera una voluntad real de acción política y empresarial para combatir el cambio climático. Si la ministra Tejerina hubiera anunciado el compromiso de llegar a un escenario 100% renovable, o si Sánchez Galán hubiera firmado el cierre por parte de Iberdrola de todas las plantas contaminantes. Pero no es así. La foto es sólo una foto que no está sustentasa en ninguna acción. Mañana todo seguirá igual: Cañete con su empresa de abastecimiento de petróleo en Ceuta; Sánchez Galán e Iberdrola con todos sus ciclos combinados y Tejerina…. pues anunciando una ley de cambio climático en la que «no hay nada escrito». Humo.

España vende humo. Y no me refiero al comercio de emisiones de carbono, sino a los anuncios y fotos vacíos de contenido real.