Juantxo.org

El blog de Juantxo López de Uralde

Las exportaciones no cubren el coste de importar petróleo

Según el Ministerio de Economía, el déficit comercial español se ha disparado en el último semestre: el crecimiento de las exportaciones no puede con el coste de las importaciones, y el saldo final es negativo para nuestro país. La estrategia del Gobierno para hacer frente a este déficit pasa por la bajada de los precios reduciendo los costes laborales -salarios más bajos- y provoca consecuencias sociales dramáticas: cada vez hay más personas a las que tener un empleo no les saca de la pobreza.

Frente a esta estrategia suicida, y que está llevando a un aumento imparable de las diferencias sociales, hay otras opciones mucho más interesantes para España. Una de ellas pasa por reducir las importaciones de petróleo y otros combustibles fósiles, la carga importadora más importante para nuestro país, que alcanza los 50.000 millones de euros cada año. En el último semestre, el déficit energético se elevó a 20.229 millones de euros, frente al superávit de 8.426 millones de euros en el comercio no energético. Todo ello teniendo en cuenta que estamos en un escenario de estabilidad de los precios de los hidrocarburos, que podría alterarse en cualquier momento.

Este argumento solo le interesa últimamente al Gobierno para justificar las prospecciones petrolíferas en los mares. Al contrario, esas prospecciones forman parte del mismo problema al que nos aboca la dependencia enfermiza que nuestra sociedad tiene del petróleo. Hay que decirlo claro: ni en los mejores escenarios de las empresas petroleras las prospecciones petrolíferas que se están llevando a cabo en nuestros mares tendrÍan un impacto significativo sobre las importaciones.

Entonces, ¿pueden reducirse en España las importaciones de crudo? La respuesta es que sí puede hacerse. Para ello hace falta, en primer lugar, voluntad política, algo no tan evidente cuando una parte sustancial de los ingresos por consumo de petróleo se va a impuestos.

La reducción de esas importaciones es posible a través de una doble estrategia que pasa, por un lado, por el impulso a la eficiencia energética y, por otro, a las energías renovables. Necesitamos una nueva política energética en la que se impulse la autosuficiencia energética. Pero la autosuficiencia no se alcanzará buscando petróleo, sino impulsando las fuentes renovables como el sol y el viento. Es urgente que esta nueva política energética se ponga en marcha por muchos motivos, no sólo para equilibrar la balanza exterior.

Reducir el consumo de petróleo debería ser una prioridad para el Gobierno de España. Pero esperar alguna medida energética de este Gobierno guiada por el sentido común parece una utopía.

2 Comments

  1. cristina heras

    25.08.2014 at 8:22

    Hola. Este artículo me lleva a dos preguntas: ¿Qué peso tienen los impuestos (sobre el consumo energético en combustibles fósiles) en el conjunto de ingresos estatales por impuestos?
    Y ¿Qué parte del volumen de negocio de las petroleras «españolas» (sabiendo que no son 100% nacional)está relacionado con estas importaciones al conjunto del estado?
    La cuestión para mí es hacerme una idea sobre la manera en que el orden establecido depende de este entramado.
    Un saludo. Cristina

  2. dave sonotone

    25.08.2014 at 18:02

    Creo que equivocáis las prioridades enfocándolo en el asunto energético, y dejo claro que entiendo perfectamente el problema del PeakOil y sus consecuencias.

    Proponéis como una de las opciones para dejar de reprimir las rentas salariales sustituir la factura energética por renovables. Siendo algo de cajón, sin embargo, ¿no habéis caído que la factura inmobiliaria, sumidero donde los haya, es mucho mayor que la energética y además mucho más rápida de resolver políticamente en el corto plazo? Esta es la verdadera cuestión que debéis reflexionar.

    En vuestro programa este tema está recogido pero no lo veo ni desarrollado ni le dais la prioridad que debería tener. Y me asombra como votante vuestro que entiende que sabéis analizar el ROI y la TRE, y entendéis de distribución de la renta.

    LA NATURALEZA DE NUESTRA CRISIS ES INMOBILIARIA. Los extractores de rentas eléctricos son parte del problema, pero la principal fuente de extracción de rentas improductivas la tenemos en lo inmobiliario. No poner foco en esta cuestión es gastar energías y dejar que el romanticismo libertario de PODEMOS os pase por encima.

    Estáis perdiendo una ocasión única para atraer a las mayorías excluidas y poder enfrentarnos a la sinrazón del PPSOE.

    Vuestro discurso político debería reorientarse y concentrarse en un UNICO asunto: DESPARASITAR la economía (y después, sí, reconstruir el sistema energético-productivo).

    De lo que debéis hablar es de REDISTRIBUCION DE LA RENTA-PIB, y de reprimir la imposición p-r-i-v-a-d-a abusiva, es decir, lo que sobra en:

    — rentas inmobiliarias (plusvalías y alquileres)
    — pensiones inmerecidas
    — rentas financieras fijas sobreprimadas
    — supersalarios fiscalmente deducibles

    Denunciar que una buena parte del país vive de exprimir las rentas de la otra parte.

    Como sabéis, el consumo y la inversión aumentarán cuando llegue más renta a quienes tienen más propensión para ello, que son los trabajadores y los empresarios: para lo cual, antes de la bajada impuestos, hay que taponar los sumideros improductivos de renta.

    2)

    Los inmuebles no valen nada o casi nada. Sin embargo, a cuenta de ellos, tiene lugar la mayor parte de la extracción improductiva de renta, además de provocar un desequilibrio de precios relativos de tal magnitud que impide la actividad económica ordinaria. Se ve muy bien en los siguientes hechos:

    1) SOBRAN CASAS

    — 27 mill. casas

    — 17 mill. familias (probablemente, sólo 15,5 millones)

    2) CONTRATAR UN TRABAJADOR ES ECHARTE SU CASERO A TU ESPALDA (las nóminas en realidad son 2 rentas: la que le pagan al trabajador y la que va a pagar la renta inmerecida del casero)

    3) UN ALQUILER BÁSICO DE 99 EUROS MENSUALES ES PERFECTAMENTE VIABLE ECONÓMICAMENTE

    4) EXPRIMIR 1000 EUROS MENSUALES A UN INQUILINO/HIPOTECADO ES LO QUE RENTAN 10 MILLONES DE EUROS SEGUROS EN EL BANCO

    3)

    La tres primeras medidas debieran ser:

    — tributación del 100% de las plusvalías inmobiliarias y no compensabilidad fiscal de las minusvalías inmobiliarias;

    — suspensión inmediata del pago de pensiones a exprime-inquilinos nacidos antes de 1955; e

    — implantación de un IMPUESTO NEGATIVO SOBRE LA RENTA en sustitución del prolijo sistema de pensiones, subsidios y subvenciones.

    Las dos segundas medidas serían:

    — cuadruplicación del IBI; y

    — confiscación de bienes a quienes tengan un patrimonio neto superior a 1  millón de euros salvo que acrediten ser empresarios.

    ENFOCAR vuestro discurso económico en desarrollar de forma concreta propuestas de redistribución de rentas en la línea que se indican, y aparcar la factura energética para después. O, en todo caso, desarrollar un doble discurso inmobiliario-energético. Pero si olvidáis la factura inmobiliaria, o la mencionáis en términos abstractos de Deuda y no como renta extractiva, vuestro programa económico se os queda cojo y no conecta con la realidad URGENTE del país.

    FDo: un votante de EQUO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*