El anuncio de la abdicación del rey Juan Carlos se produce en un contexto de crisis institucional evidente. Si algunos hablabamos de ello hace ya años, hoy nadie escapa a comentar que el régimen del 78 está agotado, y necesita de una profunda revisión, comenzando por el propio modelo de Estado: