Al finalizar cada año conocemos a traves del avance del informe anual de Red Eléctrica de España (REE) los datos mas relevantes de lo que ha sido el año 2012 en materia de energía eléctrica. El primera dato que salta a la vista, es que la demanda eléctrica se reducido el 1,7% este año. Es decir, hemos consumido menos energía que en 2011. En cuanto a las fuentes de energía, las renovables son las que más han producido, y se sitúan en el 32% del total.

Las emisiones de CO2 procedentes de la producción de energía eléctrica, sin embargo, han aumentado un 11% con respecto al año anterior, lo cual confirma la importancia que las decisiones en política energética tienen en materia de contaminación. Ese aumento tan grande de las emisiones se debe al mayor consumo de carbón, que ha pasado del 15 al 20% de la produccion energética. La nuclear ha supuesto el 22%.

El mismo Gobierno que se felicitaba hace sólo unos días por su papel en la Cumbre de Doha contra el Cambio Climático, deberá explicar por qué han aumentado tanto las emisiones que causan el cambio climático, cuando en el sector eléctrico deberían estar claramente a la baja, en un escenario además de bajada de demanda.

Las energías renovables suponen casi una tercera parte del origen total de la energía que consumimos (un 32% en 2012). La eólica sigue siendo la renovable más destacada, alcanzando este año el 18% de la producción. El papel de las renovables es ya muy relevante en nuestro sistema eléctrico, pero a partir del año próximo se notará sin duda el frenazo que han supuesto las decisiones de los sucesivos gobiernos de recortar las primas.

Son muy interesantes también los datos del estudio de la patronal de las energías renovables (APPA) que se presentó hace unos días en Madrid sobre la aportación de las energías renovables a la economía del país: 10.244 millones de contribución al PIB, 186.587 empleos generados, o 2.101 millones ahorrados en importación de otros combustibles.

Las energías renovables han sido duramente castigadas en España en los últimos años. A pesar de su indiscutible aportación, han sido víctimas de una campaña de descrédito basada en acusaciones sobre excesivo peso de las primas que reciben. Sin embargo en este tiempo de crisis es imprescindible revisar al alza el valor de estas fuentes limpias y autóctonas de energía.

En este resumen cabe destacar por último que, en contra del tópico repetido, España es un país exportador de energía. Por noveno año consecutivo España ha exportado más energía de la importada, la mayor parte de ella, por cierto, también de origen renovable.
Source: Huffington_Post