Juantxo.org

El blog de Juantxo López de Uralde

De Copenhague a Durban

Sólo han pasado dos años desde la Cumbre de Copenhague contra el cambio climático, y parece que hace ya una década de aquella reunión. Tanto es lo que ha cambiado la realidad en tan poco tiempo. Pero estoy seguro que el mundo hoy seria un lugar  distinto si efectivamente en la COP15 (Copenhague) se hubiera firmado el anhelado acuerdo para poner freno a las emisiones que causan el cambio climático. Ahora en Durban la COP17 se celebra en términos muy diferentes de la reunión en la capital danesa, pero el problema del cambio climático se sigue agravando.En 2009 el mundo estaba expectante ante los resultados que podría deparar una Cumbre que comenzaba con la concesión del Premio Nóbel al entrante Presidente Obama. Después del auge del negacionismo con Bush, muchos esparabamos que Obama hiciera buena la esperanza de que Estados Unidos finalmente actuaría para frenar las emisiones causantes del cambio climático. no fue así, y ahí empezó la debacle. Ante la falta de voluntad de la administración Obama, las potencias emergentes encabezadas por China fueron renunciando a comprometerse. Al final…nada.

La Unión Europea de 2009 todavía no estaba inmersa en la crisis que vivimos hoy. Pero una UE gobernada mayoritariamente por la derecha conservadora no estuvo dispuesta a liderar una corriente de ambición en la lucha en defensa del clima. Su falta de liderazgo llevo a Europa a la marginación ante el emergente bloque EEUU-China.

Los unos por los otros, lo cierto es que no hubo acuerdo vinculante, ni justo, ni ambicioso. Se cerró la Cumbre danesa con un papel en el que cada país escribió sus compromisos, y poco más. EN definitiva…nada.

Aquel fracaso ha tenido consecuencias: en 2010, y pese a la crisis económica, las emisiones globales crecieron en un 5%. Era de esperar: no habiendo obligación, ¿por qué actuar?

Dos años después, la Cumbre de Durban (COP17) transcurre en medio de la indiferencia general. El cambio climático cada vez es más grave, y sus impactos ya no sólo se sienten en el Artico o en los glaciares, sino que empeizan a sentirse en lugares más cercanos como en el precio de los alimentos. Reacios a la foto de un nuevo fracaso, a Durban no irán los jefes de estado de los países ricos.

En Copenhague empezó a escribirse la historia de un fracaso; el fracaso de la Humanidad para hacer frente a su principal reto, el de salvar la Tierra, nuestra casa.

11 Comments

  1. juanjoluke

    06.12.2011 at 2:09

    Estando de acuerdo con lo que expones, creo que el reto no es salvar la Tierra, que seguirá ahí cuando nos hayamos extinguido, sino nuestra propia viabilidad como seres vivos, al menos, si no nos interesan el resto de seres, como demostramos día a día. Pero ni por egoismo somos lo suficientemente inteligentes como para ver más allá de nuestras narices. La voracidad que gastamos es con vistas a tan a corto plazo que no somos conscientes de las consecuencias futuras. Pero estoy convencido de que esto cambiará, por eso no hay que rendirse.

  2. Durban: «Todo final tiene su principio»

  3. yolanda cabezas

    06.12.2011 at 15:36

    Leyendo a juantxo y a juanjoluke se me ha venido a la cabeza hacer aquí un comentario duro:

    No es buen mecanismo adaptativo parasitar al hospedador hasta matarlo. No estamos garantizando nuestro futuro como grupo, como sociedad, y pudiera ocurrir que ni siquiera, en un desastroso previsible futuro, pudiera permanecer una población residual, quiescente, base, para que la especie pudiera recuperarse.

  4. No pierdo la esperanza de que los seres humanos nos demos algún día cuenta de que tenemos que ayudar a salvar la vida en la Tierra (puede que la Tierra subsista pero no sé si la vida, la que sea, aguantará todo lo que le echen). Lo triste es que, ni siquiera pensando egoístamente (en lo más material, en obtener beneficios) conseguimos ponernos en marcha para hacer frente al cambio climático. Sé que al final lo lograremos, cuando seamos conscientes de que cuanto más tarde nos pongamos a ello de verdad será mucho peor.

  5. Siento ser crítico con esta reflexión de Juantxo. Sobre todo con el final. Lo último que espero de alguien al que he votado y en el que he puesto muchas ilusiones es que escriba algo así como una «rendición». Lo que sí espero es que sea claro, y Juantxo lo está siendo. Pero echo muy en falta ese sentimiento combativo que caracteriza a un líder y a una persona que pretende cambiar las cosas. En efecto en Copenhague pudo haber sido y no fue, pero no tiene que darse por sentado que estamos ante el fracaso de la Humanidad. Juntos podemos reescribir esa historia. Equo existe porque hay gente que cree en el cambio, o eso espero, porque si no tiene los días contados. Yo creo en Equo y creo en Juantxo, peró él también tiene que creer. Un abrazo

  6. Ciertamente es un post desolador, pero ¿qué otra cosa puede hacer un ecologista ante la visión de este desastre? pues al menos no engañarse y denunciar lo que pasa. No caigamos en la trampa del positivismo a ultranza, ese que obliga a un enfermo de Cáncer a «ser positivo ante su enfermedad» o a un parado a pensar que estar sin trabajo es en realidad «una oportunidad».
    Desde mi punto de vista, si seguimos así la ecología del planeta colapsará, pero en un escenario positivo la humanidad no desaparecerá, si no que se reducirá drásticamente, habrá una catástrofe medioambiental que afectará a todos los ámbitos de las sociedades humanas. En el peor de los escenarios le dejaremos un bonito planeta a los hongos…eso si que es ser catastrofista, y no lo de este artículo.

  7. Las negociaciones medioambientales multilaterales tardarán en alcanzar un acuerdo sobre mitigación de emisiones, que además será muy poco ambicioso. Sin él, los gobiernos no tomarán unilateralmente medidas que puedan lastrar sus economías.
    Dada la urgencia de emprender acciones, la sociedad civil debe liderar el proceso de cambio desde la base, sin esperar a tal acuerdo, desde un enfoque sistémico de desarrollo orientado al bienestar de las personas que tome como vector la creación de resiliencia mediante iniciativas de economía verde. Las comunidades de proximidad tienen alto potencial para convertirse en la célula de un desarrollo así.
    http://alejo66.blogspot.es/1315768956/un-enfoque-sistemico-de-desarrollo-sostenible/

  8. Hoy un astronauta dijo «si la tierra se hace inhabitable por el cambio climático o lo que sea,…»
    A más de uno le da igual que mueran 100 millones más de personas de hambre por desertización, piensan que su futuro está asegurado, reaccionarán a tiempo. Eso pensaban en Fukushima…

  9. christophe

    07.12.2011 at 14:13

    Si bien es verdad que los gobiernos tienen una presión enorme por parte de los lobbys economicos (a corto plazo), tambien lo es que legislan en función de lo que piensa la mayoria de la gente por miedo a la debacle electoral.

    Y siento ser muy pesimista, pero lo que veo dia a dia no me inspira otra cosa. Quien y donde habla de esta cumbre? Quien sabe que tiene lugar ahora mismo. Siendo honesto, si lo pregunto en mi entorno cercano, si la proporción alcanza el 1%, me doy por satisfecho. Quien esta dispuesto a cambiar sus habitos para evitar lo que se nos viene encima?

  10. ¿De verdad no vas a hacer una entrada valorando los resultados electorales? Y luego criticaremos a los políticos de siempre, pero algunos de ellos por lo menos dan la cara. ¿Has visto la carta de Mara? Algo deberías decir, ¿no?

  11. Hay que reconocer que después de años al menos ahora hay representación parlamentaria digamos «verde» y eso es de valorar, pero la situación en España desde luego es mejorable. Se agradecerian matizaciones…..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*