Juantxo.org

El blog de Juantxo López de Uralde

De la indignación al compromiso

Hoy subo al blog la columna de opinión que nos publica El País:

De la indignación al compromiso

Hay alternativas más justas y eficaces. Como incrementar los ingresos con una fiscalidad dirigida a los que más ganan, más tienen y más contaminan. O reducir gastos militares, eclesiásticos y de infraestructuras ruinosas

JUAN L. DE URALDE, INÉS SABANÉS, MÓNICA OLTRA, JOAN HERRERA, DAVID ABRIL, MARIO ORTEGA 14/09/2011

Asistimos a una crisis mucho más profunda que la crisis financiera. Es la crisis de un modelo de desarrollo ambientalmente insostenible, de un modelo económico socialmente injusto y de un modelo político en el que los partidos gobernantes, supeditados a los poderes económicos, han pervertido la esencia de la política y de la democracia -que, no olvidemos, significa gobierno del pueblo- cambiando el gobierno de la ciudadanía por el de los mercados financieros. Tenemos la convicción de la necesidad de una renovación radical de la política, en España y en el mundo, para regenerar la democracia y hacer que la economía esté al servicio de las personas de acuerdo con las necesidades reales de la sociedad y los límites de la biosfera. Estamos en ello.

Compartimos la visión de quienes consideran que la izquierda ahora gobernante tiene un problema mucho más grave que el del avance electoral de la derecha, que es su falta de horizonte y su incapacidad de imaginar otra receta que la de aceptar las presiones antisociales y degradar los derechos públicos y las condiciones laborales. A su vez, hoy no basta con las opciones tradicionales a su izquierda que no solo no han llegado a recoger el voto ofendido sino que han envejecido como alternativa. Si queremos ir más allá, no solo queremos detener a la derecha, sino también cambiar la izquierda.

Porque las respuestas del siglo pasado no sirven para el siglo XXI y porque a los ideales solidarios hay que sumar nuevos valores: la equidad entendida como igualdad de oportunidades y protección social; el ahorro, la mesura y la eficiencia en el uso de los recursos; la responsabilidad para con las personas y la sociedad, con los animales y con las generaciones futuras; el equilibrio en las relaciones con la naturaleza; la independencia de las instituciones públicas respecto a los poderes económicos; la gestión transparente, honesta y eficiente de lo público al servicio de la ciudadanía, la democracia participativa y deliberativa; el pacifismo activo… para abrir caminos hacia otro proyecto realista de sociedad y de civilización en el que sea posible la convivencia pacífica y el bienestar humano para toda la población, ajustando el desarrollo a los límites físicos y biológicos del planeta, en un mundo que, aunque no perfecto, sea viable para todos y más justo.

Estos valores, sobre los cuales debería ser posible encontrar en la sociedad un amplio entendimiento -más allá de las percepciones ideológicas tradicionales-, deberían configurar una línea de salida concreta a la crisis económica actual, que no solo ha provocado ya cinco millones de desempleados en nuestro país y 200 millones en todo el mundo, sino que amenaza con desmantelar el Estado de bienestar, los derechos laborales y la protección social en Europa y con arruinar las perspectivas de una globalización equitativa a escala mundial.

Esa salida es posible: hay otras alternativas más justas y eficientes para superar la crisis. Alternativas como incrementar los ingresos con una adecuada fiscalidad dirigida a los que más ganan, más tienen y más contaminan; modulando la reducción del gasto reduciéndolo de las subvenciones a las actividades contaminantes, de las inversiones en infraestructuras ruinosas -AVE sin pasajeros, aeropuertos sin aviones, autopistas solitarias-, de los gastos militares y eclesiales, etcétera… en vez de quitárselo a los pensionistas o a los empleados públicos, que educan a nuestros hijos, curan a nuestros enfermos y cuidan a nuestros mayores.

Las empresas, por su parte, lo que realmente necesitan no es más flexibilidad para despedir, sino más crédito para producir y contratar.

Es otro enfoque, perfectamente viable. Es necesaria una nueva política económica que tenga como objetivo la creación de empleo, especialmente en la economía verde y en los servicios sociales.

Pero este nuevo enfoque requiere abrirse camino a escala europea, porque no hay soluciones Estado por Estado. No habrá protección de la sociedad frente a los mercados financieros mientras no haya una respuesta diferente de las autoridades europeas: solo una mayor unidad política, económica y fiscal europea -con bonos europeos para una financiación de las deudas soberanas a menores tasas de interés y a más largo plazo, con una agencia europea de calificación y con una tasa a las transacciones financieras- impedirá que el manejo de la deuda griega y la de los demás países periféricos por parte de los mercados financieros acabe por llevar al euro al colapso y a Europa a la ruina.

Los Verdes europeos, con los que nos identificamos, se están batiendo en el Parlamento Europeo por soluciones similares y han propuesto un green new deal para Europa, porque solo la economía verde y baja en carbono permitirá avanzar hacia otro modelo productivo y de consumo frente a una crisis que no es solo financiera y económica, sino también energética, climática y ecológica.

La peculiar situación española, con un desempleo insoportable, aconseja emprender esa dirección. Posibilidades no faltan: España cuenta con un potencial extraordinario en el desarrollo de las energías renovables, con la mayor superficie cultivada de agricultura ecológica, con capacidades tecnológicas en sectores emergentes, con excelentes profesionales en salud, investigación científica y educación, con una sociedad civil emprendedora… que podrían llevar a construir un desarrollo diferente y con pleno empleo. Pero con trabajos menos vulnerables y más sostenibles: solo las actividades generadoras de empleos verdes, como las energías renovables, la agricultura ecológica, el transporte sostenible, la rehabilitación de edificios, etcétera… podrían generar dos millones de nuevos empleos e importantes beneficios sociales, ambientales y económicos.

Recientemente, el autor de ¡Indignaos!, Stéphane Hessel, nos decía que ahora es el momento de pasar de la indignación al compromiso, cada quien desde su ámbito. Quienes suscribimos este artículo lo hacemos desde el ámbito de la política. Hemos acogido receptivamente las movilizaciones sindicales contra la reforma laboral, las reflexiones y propuestas de las gentes de la cultura y escuchado con atención las demandas indignadas de las plazas tras el 15-M, con las que coincidimos. Pensamos que no solo deben cambiar las políticas, sino también la política. Hacen falta reformas electorales y constitucionales de gran calado, una nueva transición para una mejor representación de la ciudadanía, más activa y directa, el fin del bipartidismo y de la partitocracia, un nuevo empoderamiento popular y un republicanismo participativo en el que el poder esté más repartido, con partidos más democráticos, transparentes y refractarios a la corrupción, con organizaciones sociales y ciudadanas más representativas y con más poder de consulta, control y codecisión, donde la iniciativa legislativa popular y los referendos locales, autonómicos y estatales sean instrumentos habituales y normalizados de ejercicio de la democracia… Una democracia que no lo fíe todo a lo representativo, sino que para ganar legitimidad se le añadan instrumentos de democracia participativa y deliberativa.

El desafío no es menor. El momento histórico y la demanda de la sociedad nos exigen algo nuevo e intentarlo hacer en el sentido más amplio y unitario posible. En este contexto queremos contribuir dinamizando un amplio movimiento político que promueva salidas viables, y, por tanto, distintas de la crisis que padecemos, en clave de equidad social, sostenibilidad ambiental y de mayor democracia. Queremos contribuir a construir un nuevo espacio político plural que ofrezca un cauce de participación a las personas que no se resignan a contemplar pasivamente esta situación; especialmente, queremos crear un espacio de activismo político para las generaciones emergentes y de construcción de alternativas para todas las personas que estén dispuestas a comprometerse generosamente para encontrar, individual y colectivamente, soluciones de actualidad a los desafíos de nuestro tiempo. Ese es nuestro compromiso.

Juan López de Uralde, EQUO, comisión promotora; Inés Sabanés, EQUO; Joan Herrera, secretario general de ICV; Mónica Oltra, diputada de las Cortes Valencianas por Compromís; David Abril, secretario general de Iniciativa Verds (Baleares) y Mario Ortega fue coordinador de Los Verdes de Andalucía.

24 Comments

  1. Dos cosas que considero muy importantes:

    En determinado momento del artículo se dice «Las empresas, por su parte, lo que realmente necesitan no es más flexibilidad para despedir, sino más crédito para producir y contratar.» Creo que esta afirmación es volver a caer en la trampa del crédito, y una apuesta por volver a escenarios de sobreproducción, que nos han llevado a la situación actual.

    La sofisticación tecnológica nos exilia masívamente del mundo
    laboral, por mucho empleo verde que se pueda crear. Somos capaces de producir mucho, con muy pocas personas, y por lo tanto, el gran reto es replantearse el problema del reparto de la riqueza, que quizás ya no pueda ser a través de la actividad laboral. Volver a la senda del crecimiento para crear empleo, es volver a apostar por el mismo y depredador modelo económico. Creo que este tipo de afirmaciones habría que repensarlas.

    También detecto otra contradicción. Se afirman por un lado las reglas del juego, ya que en ningún momento se plantea la salida de la UE, y la recuperación de la moneda propia, como forma de volver a cojer las riendas de la economía del país, y no estar a expensas de BCE, FMI y demás, pero en cambio planteais medidas como la reforma fiscal, que no son posibles en un régimen de competencia planetaria, donde el que más barato produce, es el que triunfa, y donde el capital fluye sin fronteras. O creamos espacios de autonomía donde ensayar otras reglas del juego, o a nivel económico, no habrá posibilidad de hacer absolutamente nada. Desde el punto de vista neoliberal, el desmantelamiento del estado del bienestar tiene mucho que ver con la imposibilidad de competir con China, por ejemplo, asumiendo un sobrecoste social que finalmente se graba en el precio final del producto.

    Cuidado con las trampas del capital, que tenemos tan interiorizado, y que por lo tanto, no somos capaces de detectar.

    • Creo que tienes razón joselito. Los canales e infraestructuras que se llevan utilizando para conducir la política tienen más de 2000 años y están MUY pulidos y perfeccionados. Yo pienso que querer cambiar el sistema desde dentro del propio sistema es muy difícil. Tenemos lobbies de poder, tanto económicos como políticos, que nos llevan años luz en el manejo del mismo y que conocen los muchos recovecos que hay para pararles los pies al colectivo que sea y que intenta introducirse. Decía Einstein algo así como que los problemas redundantes casi nunca pueden resolverse desde el mismo plano desde el que se producen. Para buscar una solución era necesario repensarlos desde una dimensión distinta a la afectada. Traducido a nuestro problema, a mi manera de ver, intentar cambiar el paradigma político desde el interior del sistema político es dejar que las partes inmovilistas que pertenezcan al mismo tengan las de ganar.
      Imaginemos que Equo obtiene algún escaño, pongamos 3 o 4 (siendo generosos habida cuenta de los que tiene CC), para poder desarrollar ideas y que sean observadas se las tiene que ver con partidos políticos mucho más poderosos, con grupos parlamentarios mucho más numerosos y con una experiencia mucho mayor. Por lo tanto la mayoría de las ideas caerán en saco roto en favor de las premisas de otros partidos más mercantilistas.
      Yo creo que intentar cambiar las cosas desde el tejado (lo que incluye desear unas instituciones europeas ilusoriamente más del pueblo, verdes e igualitarias) es una ilusión harto difícil. A la vista lo tenemos. A Europa lo único que les interesa es recapitalizar los bancos, mantener los activos a tiro de la gente del mercado de valores y el diferencial con el bono alemán. Alguien ha oído otra cosa desde Europa que no sea apretar el cinturón a los ciudadanos y poner mas dinero para los bancos… yo no.
      Estoy de acuerdo con Joselito en otras dos cosas: que el paro que se desarrolla actualmente en el mundo es por «desempleo tecnológico» y en que habría que «crear espacios de autonomía donde ensayar otras reglas del juego». En la primera opino que la mayoría de los puesto de trabajo que se llevan perdiendo desde hace 10 años son irrecuperables puesto que no corresponden tanto a desempleo por crisis económica como por mecanización de puestos de trabajo. Y en la segunda es que quizás haya que crear el cambio de abajo hacia arriba. Es decir fomentar centros de convivencia donde ensayar las reglas que queremos para nuestro futuro, primero a pequeña escala (aldeas, núcleos urbanos o pequeñas ciudades), demostrar que el sistema es bueno, viable y amable con la gente, las familias y el medio ambiente. Demostrar que ese núcleo urbano es capaz de ser independiente y respetuoso energéticamente hablando, que es capaz de alimentar a sus núcleos familiares, que la gente tiene tiempo para dedicarle a los suyos y casas accesibles. Si no somos capaces de idear esas cosas a pequeña escala a dónde queremos ir a arreglar Europa y el mundo…

      • Todavía no he oído a nadie que diga: «Vamos a preguntar a la gente (de verdad) lo que quieren y vamos a luchar por ello». Solamente oigo decir lo que vais a hacer en «nuestro» favor…pero ¿y si no es eso lo que yo quiero? me aguanto ¿verdad? En otras palabras… quereis hacer lo mismo que los otros políticos pero sin que os llamen políticos (por el momento).
        Estoy hartito de los que dicen que todo está mal y que son ellos los que vienen a salvar el mundo. No os creo, con todo respeto, ni a vosotros ni a los otros políticos que venís con el discurso hecho, preparado y listo.
        No gracias.

        • Jon k Wolf

          22.10.2011 at 14:51

          Entiendo y empatizo con la emoción desde la que hablas Mugava.

          Por eso, te animo a antes de apoyar a nadie ni a nada, a que te des » una vuelta » por la Equomunidad que es el ámbito de trabajo donde se van proponiendo ideas, argumentándolas, debatiéndolas, consensuando, presentandolas y finalmente votandolas.

          Es a la gente a quien se pregunta , no acudiendo a sus casas evidentemente, pero sí de una forma operativa y funcional que pensamos hoy en día que es » preguntar a la gente lo que quiere «. Se anima a entrar a proponer lo que quieras, en grupos temáticos que también puedes proponer y si hay suficiente interés y apoyo , se realiza, el grupo de trabajo, el debate sobre la idea tuya, el comentario sobre la idea del otro, …..

          Cada uno, yo mismo al igual que tú , teníamos nuestra insatisfacción e incredulidad por todo esto,… y al igual que tú no somos unos felicianos que creemos que resolverlo sea fácil,ni siquiera ir cambiándolo poco a poco o mejorando las cosas . No es fácil, evidentemente y es segurísimo que va a haber muchas dificultades, tropezones , errores y meteduras de pata, también habrá individualidades que pretendan engañar o aprovecharse, o como dices algún » salvador » entre los nuestros ocultándose o creyéndose su salvación,…..

          Claro que habrá de todo ello,… y es normal que pase porque en cada persona, en cada uno de nosotros hay de todo eso, hay grandes ideas, grandes aciertos y grandes errores, egoismos, altruismos, pequeñas maldades y bondades también,…de todo eso y mucho más, simple y llanamente porque somos personas, somos humanos y así se comporta el ser humano real.

          Y las ideas, y el partido equo que defiende juantxo y mucha más gente es un partido de personas, son personas que han ido a crear un partido , y por tanto es seguro que ocurrirá de todo lo que te he dicho. Pero fíjate , que aún así, te digo y te pregunto :
          ¿ Quieres ser tú una de esas personas que van a equivocarse, a meter la pata , a cometer errores, a hacer cosas mal hechas en ocasiones, a tragar ciertas cosas, a enfadarte o molestarte a veces por algo, ….. ?

          ¿ Quieres ser tú una de esas personas y hacerlo mal con equo ? ¿ Te apuntas a equo y por tanto a la posibiliad – mejor certeza – de hacer cosas mal hechas ,… o si no con equo, te animas a hacerlo mal tú con otra gente ?

          En ese caso , serás uno de tantos anónimos que se arriesga a hacer cosas mal o a defender y apoyar causas, grupos, partidos que van a hacer cosas mal . Te empezarás a diferenciar al menos, en el hecho de que más allá de hablar, quejarse o criticar – lo cual es también bueno – tu serás de los que ademas vas a hacer cosas mal, ….

          …. porque tú te mojarás, tu opinarás, tu escucharás y serás escuchado, propondrás y tendrás que defender tus argumentos y exponerlos ante los demás para ver si se apuntan, participarás, votarás tus propuestas ,… ..y para todo ello vas a tener que equivocarte , meter la pata, molestarte en ocasiones, a veces incluso enfadarte, decepcionarte y frustrarte en más de una ocasión, ver como no sale todo como tu lo ves claro en tu cabeza,….

          …. ¿ te vas a apuntar, entonces ?
          Porque lo que queda claro y no voy a ser pesado ni aburrirte en defender es el hecho de que todo eso lo harás tú sólo y también junto a nosotros en un intento de hacerlo bien, de pensar y proponer cosas justas, razonables, con visión de arreglar, de mejorar, de contrastar, de consultar, de analizar e investigar, de convercerte y convencer, de consensuar, de esforzarte, de luchar y avanzar ….. hacia la defensa de lo que crees.
          Porque también es mas que claro que sólo el que hace algo es aquel que además de equivocarse puede hacer cosas buenas y lograr sus metas. ! Pobres de nosotros si científicos e investigadores temiesen tanto al error y a la equivocación que dejesen su trabajo por ello ! Se pasan su vida haciendo ensayos , es decir, intentos de hacerlo bien y como comprenderás no siempre es así , y no por ello dejan de ser loables también sus intentos fallidos, sus errores e hipótesis equivocadas, su trabajo y esfuerzo diario,….

          Todo este rollo, que seguro te sobra porque lo entiendes y compartes muy probablemente, es para exponerte y compartir contigo un hecho muy simple, que no es otro que Juantxo y muchos más queremos HACER UN INTENTO, pero de verdad,… queremos estar continuamente intentándolo hacer bien, mejor si podemos,…. y para ello es seguro que a veces no será así, pero de igual forma es también cierto que sólo así conseguiremos hacer algunas cosas – pocas , unas cuantas o muchas – , las que sean BIEN.

          Pero, antes de acabar,…. una cosa que se me olvidaba. Si quieres , entendería que no participases por todas las cosas mal que te he dicho que seguro serías corresponsable en nuestros intentos , …. pero, por favor, ten en cuenta algo importante.

          En Equo no hay » salvador » que valga. En Equo no se va de listo ni se sabe lo que la gente quiere,…. porque sencillamente hemos sido la gente, cada uno como uno más de la calle los que hemos ido diciendo , proponiendo,…. TODO ha sido así,…y no tienes más que dar una vuelta por la equomunidad y comprobarás que TODO ha sido propuesto libremente, debatido, consensuado, votado, decidido y presentado ahora como campaña. Y esto ha sido así porque precisamente muchos pensamos como tú y ya no sólo queremos ser consultados sino decidir nosotros mismos. Y es lo que hemos hecho.

          Así que no me hagas caso a mí,…se tu mismo quien puedes dar » esa vuelta » por la página de » equomunidad.org » ( creo que es así ) , observar, contrastar con tus miedos, participar si quieres,…. Te darás cuenta incluso como allí verás a muchísimos que al igual que tú desconfian, critican, discrepan como el que más … ( y eso es bueno ),… pero también a diferencia de mucha gente, no por eso , dejan también de trabajar, compartir, proponer, defender sus ideas, escuchar las del otro, consensuar, llevar a los organos que hemos decidido nos representen, contolar también sus funcionamiento,……

          Creo que al menos en eso, te equivocas,…. porque lo que si se ha intentado continuamente y se está ctotalmente abierto es a esa consulta popular que no es otra que estar abierto a todas las aportaciones, debatirlas, tratarlas,…

          Eso sí, para ello , lo mismo que hace la gente cuando marca un número o un texto para pareticipar en un sorteo tonto de la tv,… al menos hay que mojarse un poco y acudir a donde se propone, a donde se escucha, a donde se debaten las ideas que tú traigas. Pero, a casa, no te van a ir a preguntar,… eso seguro. Tú tendrás que molestarte , lo mismo que los que pensamos como tú hemos hecho y hacemos. Creo que tu eres de esos también.

          Espero que te molestes en mirar en internet lo mal o lo bien que lo hagamos , y que aportes tus ideas sobre ello que aquí, seguro que si se van a escuchar. Luego, después con lo que hayas visto…. actúa en consecuencia apoyando o no, como tú veas.

          Creo que tu aportación ha sido buena, porque como te he dicho, al menos tú si te has mojado, has actuado,… has entrado en el blog de juantxo, has leido lo que dice, has contrastado con lo que tu piensas, has decidido escribir tu opinión, has generado debate, yo al menos te he escuchado y querido compartir contigo mi opinión al respecto, sea la mia la acertada o la tuya, es lo mismo.

          Gracias por tanto

          Abrazote

  2. Creo que hay que luchar, a nivel mundial, contra el fraude fiscal. Con esto creo que aflora bastante dinero en todos los países para «calmar a los mercados». Si todos los hijos de….. que tienen que pagar, pagaran, los países no tendrían problemas de credibilidad frente a los mercados. Falta voluntad de ir a por los defraudadores y creo que es por miedo a que se lleven el dinero a los «paraísos fiscales». Pues bueno, la solución FIN DE LOS PARAÍSOS FISCALES.

    Saludos,

  3. A mis 64 años, decepcionado por la situación y representantes actuales, me he afiliado por primera vez a una opción política. Estoy ilusionado por lo que representa Equo y espero y deseo que no nos defraudemos. Animo y adelante

  4. de Gregorio

    20.09.2011 at 11:07

    20.09.2011.

    Estimado Juan:

    Hace varios días recibí a través de una bitácora con la cual esporádicamente he participado), un PDF de más de trescientas páginas elaborado por un colaborador del Partido Humanista Argentino. Constituía un texto que al igual que todos los que hasta ahora he conocido, ponía más el acento en la buena voluntad del ser humano, que en la necesidad de establecer una metodología con la que regular sus naturales inclinaciones subjetivas. Texto que cuestioné, justificando mi reparo, con una exposición de unas medidas fácticas que a mi entender deberían ser implementadas para impedir los desafueros que se practican en las mal llamadas economías de libre mercado.
    Como podéis imaginaros, mi sorpresa fue mayúscula, cuando, por una parte recibí como respuesta al correo que envié a dicho Partido una notificación de “Mail failure”, mientras por otra, la parte substancial de lo que en él expuse, no apareció en el blog al que hice referencia en las primeras líneas de este comunicado. A este respecto debo añadir que para superar este bloqueo, esta exposición se la he hecho llegar -para su valoración-, a un miembro de Izquierda Unida.

    Antes de transferiros el contenido de la misma estimo procedente destacar cual es mi posición ideológica con respecto a uno de los párrafos que figura en el texto “De la indignación al compromiso.”elaborado por

    Cuando dices:

    “Las empresas, por su parte, lo que realmente necesitan no es más flexibilidad para despedir, sino más crédito para producir y contratar.”

    asumes la existencia de un estado de cosas en el que cuestionando la validez de lo que en la primera parte de esta frase se demanda, contemplas como axiomática la necesidad de llevar a cabo la segunda. Y no es que yo crea que este postulado sea erróneo. Lo que cuestiono es que tenga que serlo. Es cierto que con una flexibilidad laboral infinita no existiría el paro. Lo que no es menos cierto es que ante una reducción de la capacidad adquisitiva de los trabajadores (y consecuentemente una drástica contracción de la rotación de M1), las empresas no tendrían necesidad de incrementar su producción. Y es que si con los salarios; es decir, lo representado por lo que yo denomino como “valor de uso”, es imposible adquirir lo que habiendo sido creado por los asalariados, en los mercados está personificado por un “valor de cambio”; un incremento del crédito para con él contratar y producir, a pesar de que aparentemente sería la panacea, no es compatible ni con las flexibilizaciones que demandan los economistas enganchados en la noria, ni con las formas con las que el neoliberalismo trata de justificar y seguir comandando el sistema. Son necesarias otras medidas. Empezando por aplicárselas a la ingeniería financiera que propicia la banca y terminando por el establecimiento de un modelo asambleario totalmente diferenciado de los que hasta ahora hemos conocido. Un modelo en el que a través de una serie de filtros, sea el pueblo el que controle las decisiones que actualmente son patrimonio de los que dicen estar representándolo.

    Con respecto a la primera de estas medidas, adjunto texto bloqueado.

    “En síntesis, sería precisa la instauración de una banca no necesariamente pública (ya que a este modelo podría acogerse cualquier banco privado), en la que se habrían de seguir los siguientes parámetros:
    a) Todas las operaciones llevadas a cabo por estas entidades tendrían que estar permanentemente a la disposición del Banco Central; así como auditadas por una entidad independiente, responsable ante una comisión de expertos que habría de dar cuenta de sus gestiones a la ciudadanía.
    b) Los beneficios obtenidos a corto a través de operaciones financieras tendrían que estar sometidos a un importante gravamen; unos tributos que habrían de ser inversamente proporcionales al tiempo en el que dichos rendimientos se hubieran devengado de manera efectiva.
    c) Para evitar la libre circulación de capitales hacia paraísos fiscales, todas las operaciones llevadas a cabo tendrían que encontrarse sometidas a un seguimiento con el que verificar si las operaciones que hasta ahora han sido denominadas como “libres” pudieran circunstancialmente seguir efectuándose a través empresas extranjeras ubicadas en un determinado territorio.
    d) En lo que se refiere a la creación de dinero bancario sería preciso volver a establecer unos coeficientes de Caja, que estando lo suficientemente adaptados a la situación en la que en todo momento se pudiera encontrar la economía, sirvieran para regular los excesos que genera la banca actual.
    e) Para hacer posible la viabilidad de estas disposiciones y respetando el criterio que individualizadamente pudieran tener al respecto los trabajadores, las empresas deberían encontrarse obligadas a transferir a esta banca los salarios, las cargas sociales que éstos hubieran devengado, así como las pensiones y retribuciones de carácter social que se produjeran en la economía. Unos salarios y unas retribuciones que, a través de la garantía con que la habría de respaldar el Estado, tendrían que estar en todo momento a la disposición de sus destinatarios.
    Es cierto que al revertir a través del consumo en el mercado esta enorme cuantía de la masa dineraria, aparentemente, con la adopción de esta medida no habríamos conseguido gran cosa. Lo que no es menos cierto es que como consecuencia de la estabilidad que estas medidas le habrían conferido a la economía, desaparecerían las operaciones de ingeniería financiera que nos han llevado a la actual crisis; y sobre todo habríamos conseguido que no se precisara realizar el rescate que han tenido que realizar los gobiernos para evitar una quiebra generalizada del sector bancario. Amen de evitarse los privilegios y las asignaciones millonarias a esos ejecutivos que nos han llevado a la actual crisis. Con lo cual, es de prever que aquella reversión como consecuencia del consumo tendría que ir prioritariamente a este tipo de banca.

    Con respecto a la segunda es necesario hilar muy fino. Sin embargo, para cerrar las heridas por las que desangran los pacientes, ya existe lo que conocemos como puntos de sutura.

    Saludos

    de Gregorio

  5. juanjoluke

    20.09.2011 at 16:20

    La gran complejidad de los problemas y la interacción de la naturaleza que no entiende de fronteras, nos lleva a agruparnos en la búsqueda de soluciones comunes. Fuera de Europa no tenemos futuro.

    La solución al capitalismo salvaje no está en el comunismo de la miseria, sino en el control de los elementos que forman parte del mismo.

    La política asamblearia, a nivel de Estado, es del todo inviable. Seamos un poquito serios, no creo que sea mucho pedir, por favor.

    Completamente de acuerdo, Juan. No albergo muchas esperanzas; pero sin duda, votaré por Equo.

    • Creo que la afirmación «Fuera de Europa no tenemos futuro», tendrias que explicarla. Parece algo no refutable, pero no acabo de entender las razones en las que se asienta. Siempre estaremos en Europa culturalmente, y físicamente, pero creo que es un error estar en la Europa del Capital, y la UE es precisamente esto último. Por otra parte, creer que apuntalando el capitalismo, o intentado embellecerlo, conseguiremos que un sistema que funciona a través de la avaricia, aplique por si mismo criterios éticos, no tiene sentido.

      Para tener soberanía económica, es necesario tener soberanía política. Apostemos por dejar de vivir en esta ficción de servidumbre a los mercados.

  6. JUAN ANGEL FERNANDEZ LOPEZ

    20.09.2011 at 23:04

    UN SOLO APUNTE AL DOCUMENTO DE LA INDIGNACION AL COMPROMISO.
    EN EL TERCER PARRAFO, CUANDO SE DICE «LA EQUIDAD ENTENDIDA COMO IGUALDAD ENTRE SEXOS, IGUALDAD DE OPORTUNIDADES…

  7. juanjoluke

    21.09.2011 at 2:35

    Es un error creer que la humanidad, con una política acertada (la verdadera), sería bondadosa. Todo el horror y lo extraordinario que conocemos forman parte de lo humano. En todos los socialismos puestos en práctica ha habido tanta avaricia, ambición y despotismo como en el capitalismo más salvaje, no olvidemos esto.

    No se trata de apuntalar el capitalismo para que no se desplome, sino de controlarlo, para que no se vuelva contra nosotros y esté a nuestro servicio, los ciudadanos.

    Nunca creí que llegaría a decir esto; pero la sociedad de mercado ha demostrado ser más creativa y productiva, porque la competitividad funciona y no es en sí nociva. Lo que hay que hacer es desarrollar, en este elemento base, los principios socialistas de igualdad. Se hablaba de refundar el capitalismo, quizá de lo que se trate es de fusionarlo con el socialismo.

    Pensar que fuera de Europa, en un mundo globalizado, tendríamos alguna posibilidad soberana es ingenuo. Y el problema, dentro de ella, no es el de la soberanía, sino el de las políticas que se llevan a cabo; quizá, lo que sucede es que no nos sentimos tan europeos como para desear que Europa sea un Estado del que nos sintamos parte.

  8. Juan Antonio Ortega

    24.09.2011 at 10:32

    No se donde plasmar una propuesta para EQUO. Y la coloco aquí. Me gustaría que EQUO considerara la unión de los Ministerios de Salud y de Medio Ambiente en uno solo. No podemos proteger la salud de las personas sin proteger el medio ambiente. Y viciversa. La protección de la salud y la protección del medio ambiente son dos conceptos indisolubles. Hace falta visión y valentía para incluir esta opción en el programa electoral. Pero no podemos seguir caminando contra natura. Superministerio de Medio Ambiente y Salud Ya¡¡¡¡. Una buena respuesta a la creciente conciencia social de la la relación entre salud y medio ambiente. El nuevo modelo sanitario que todo el mundo reclama comienza por ahí. ¿Me gustaría conocer vuestra opinión sobre esta propuesta? JA. Ortega-García, Pediatra responsable de la Unidad de Salud Medioambiental Pediátrica, del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca.
    http://www.pehsu.org/wp
    http://pedambiental.ning.com/

  9. de Gregorio

    25.09.2011 at 10:19

    25.09.2011.

    Estimado Juanjo:

    Aunque no estoy de acuerdo con uno de los párrafos de tu correo de fecha 20.09.2011. en el que afirmas que “la política asamblearia a nivel de Estado es del todo inviable” (aserto que pretendo rebatir a lo largo de este texto), me solidarizo con la mayor parte de las exposiciones que insertaste el día 21.
    Con respecto al primer párrafo de este último correo, no podemos olvidar aquella frase de Hobbes con la que catalogaba a los hombres como homo homini lupus. Es imposible practicar aquel “Déjalo todo y sígueme” Esto es una prédica que está en contraposición con la maravillosa naturaleza subjetiva de los individuos. Es preciso establecer una normativa aceptada por todos, que al mismo tiempo que pueda ser modificada en función de los criterios que en cada momento esta generalidad estime conveniente, sea aplicada a través de las funciones que actualmente es dable encontrar en la informática. Actuar siguiendo un proceso en el que las subjetividades de las individualidades sean filtradas a través de una serie de asambleas en las que cristalice una objetividad que constituiría la suma de todas las subjetividades asumibles.
    En cuanto a aquél que dices que “No se trata de apuntalar al capitalismo, sino de controlarlo”, estando parcialmente de acuerdo, tengo no obstante que hacer la siguiente observación:
    Al capitalismo es imposible apuntalarlo. Se sustenta en unos fundamentos totalmente podridos. Es cierto que si pudiera ser implementado un control efectivo sobre el mismo, podríamos seguir disfrutando de algo que es tan fundamental como la iniciativa privada, la creatividad y una competitividad no manipulada. Sin embargo este control es imposible de alcanzar. Ante él se alza un poder que rechaza un filtraje de las subjetividades. Es preciso refundirlo; pero también es necesario reformar el socialismo. Conllevan ambos tanta descomposición, que si no se modifican los parámetros que los mantienen como poderes instituidos, el resultado sólo será un aborto en el que se aunen todas las deficiencias que caracterizan a sus progenitores. Y la prueba es perfectamente constatable. Ni el capitalismo es el que fue, ni el socialismo es lo que en un principio pretendió llegar a ser.

    de Gregorio

  10. juanjoluke

    25.09.2011 at 12:49

    Gregorio, el problema de un sistema asambleario es lo paralizante que resulta en la práctica; poner de acuerdo a 100 personas puede ser una cosa de locos (con un número de propuestas indefinido y en crecimiento), imagínate a todo un país constituido por infinidad de asambleas… Otra cosa es aumentar la participación ciudadana en la problemática de su realidad inmediata; pero, sinceramente, no veo mucha iniciativa, salvando excepciones, en esa dirección. También que aumente el número de cuestiones importantes que sean sometidas a referendo, que en un futuro cercano y gracias a las nuevas tecnologías será muy sencillo y barato.

    Nadie ha dicho que sea fácil un cambio de las reglas, más aún cuando ello supone una pérdida de poder de los que más poder tienen. Hay mucha gente sin escrúpulos, no sólo entre esos poderosos, sino también entre quienes pedimos un cambio en las reglas de juego, que seguro estarían dispuestos a vender a su madre por una situación ventajosa en la vida. Así pues, no esperemos cambios radicales a corto plazo (que no es imposible, pero sí poco probable) y aportemos todos, en la medida de nuestras posibilidades, nuestro granito de arena.

    Si las cosas se ponen peor y la desigualdad aumenta, habrá desordenes sociales generalizados que irán en aumento y eso dará lugar a posicionamientos más radicales; eso no es bueno para el capitalismo, que precisa de estabilidad y que el capital se mueva, por tanto, es de esperar que se termine por llegar al consenso de que hay que controlar a los especuladores.

  11. Son 2 conceptos en crisis: el concepto de poder actualmente vinculado a la capacidad económica de influir en las decisiones, sea activa o coercitivamente, y el concepto de valor, no se sabe lo que valen las cosas, una casa, un coche, una pecera, pues los costes de lo que hay detrás, materiales y mano de obra, dependen del control del poder, o sea del poder, de la capacidad de influier económicamente.
    De hecho la crisis que hay ahora y que dura tanto es porque no se ha encontrado el pagano final, yo no entraría a aceptar que hay alternativas de recortes de gasto públibo, cuando los recortes existen para mayor pago de intereses y garantizar deudas financieras contraídas con los que deben devolver a sus depositantes y a sus inversores lo que perdieron en la crisis inmobiliaria americana y en préstamos a gobiernos, Islandia, Grecia, etc. Nunca los estados han sido tan ricos cmo ahora. Conmenos, antes, a la salida de la 2 Guerra Mundial hicieron mucho más, pero obviaron el poder económico, impidieron la acumulación y la libre circulación del capital.
    Es lo que opino, suerte,
    fr

  12. Busco partido que defienda la democracia directa completa, que los referendums sean parte de los derechos del ciudadano para la toma de decisiones legislativas, como por ejemplo en Suiza.

    Copio abajo una parte de vuestro programa. Las referencias a sistemas de referendums que haceis son poco definidas. » sensibilización y formación para la democracia participativa.» «mejora de Iniciativas legislativas populares y referéndum».
    Pensais defender de forma clara un sistema de democracia directa?
    Gracias
    *****************
    Copio de vuestro programa:

    Establecimiento de un marco legal de participación ciudadana para la iniciativa, debate y toma de decisiones: consejos ciudadanos por sorteo, participación y voto online, revocatoria de cargos electos, mejora de Iniciativas legislativas populares y referéndum, presupuestos participativos o reforma de la Agencia Estatal de Evaluación de las Políticas Públicas y la Calidad de los Servicios (AEVAL) entre otras.
    Planteamos 6 grandes reformas para la democracia participativa:

    Ley de participación ciudadana que regulará aspectos como los consejos ciudadanos por sorteo, el impulso de la participación y voto online o el mecanismo de revocatoria.
    Reforma de los Reglamentos del Congreso y Senado.
    Reforma de la ley de régimen local para incentivar la participación ciudadana en el ámbito municipal y el uso generalizado de los presupuestos participativos.
    Reforma de AEVAL para hacerla dependiente del Congreso garantizando su independencia y potenciar sus funciones tanto de evaluación legislativa previa como de las políticas y servicios públicos realizando una difusión efectiva de sus informes.
    Plan de sensibilización y formación para la democracia participativa.
    Reforma de la Constitución y las leyes orgánicas para la mejora de las Iniciativas Legislativas Populares y los Referéndum.

  13. Tengo 64 años,estoy harta de tanta corrupción y partitocracia. Es necesaria una fuerza joven como vosotros, que dé esperanza. Os agradezco todo vuestro trabajo, no me cabe duda de que los jóvenes de hoy vais a lumbrar un mundo nuevo mucho mejor. Animo y un abrazo. Daniela.

  14. Hola, mando este mensaje tras las elecciones del 20-N. Equo ha obtenido unos malos resultados porque:

    a) Los ecologistas que simpatizan con la izquierda, han preferido votar a IU, ya que no hay mucha diferencia entre las ideas de izquierdas de Equo y las de IU-Los Verdes.

    b) Los ecologistas que simpatizan con la derecha, no se han atrevido a votar a Equo precisamente por sus ideas de izquierdas similares a las de IU.

    Ojalá haya un día en España un partido puramente ecologista, que presente un programa que trascienda a la izquierda y la derecha, que pueda ser votado por ex-votantes de la izquierda, ex-votantes de la derecha y todas aquellas personas que no han votado hasta ahora por que no se identifican con los partidos de derechas o izquierdas.

    Ojalá haya en España un partido ecologista que se asemeje a los partidos ecologistas europeos y no a los partidos comunistas españoles.

  15. juanjoluke

    21.11.2011 at 2:13

    No hay votantes que han dejado de ser de izquierdas o de derechas, al menos de una forma significativa; como mucho puede haber votantes de izquierdas que se han abstenido en estas elecciones, así que no flipes, pepe. Y ecologistas que no sean de ninguna tendencia se podrán contar con los dedos de una mano.

    Una cosa está clara, es necesario un cambio en la ley electoral. Al PP no le interesa, desde luego; así que habrá que agudizar el ingenio para forzar ese cambio.

    Me sorprende que CIU haya mejorado los resultados, después de los recortes en la sanidad que hecho. Pero bueno, vivir para ver.

    Yo también esperaba un escaño por Madrid. Malos tiempos, vienen muy malos tiempos; al tiempo, si no.

    • juanjoluke

      21.11.2011 at 2:18

      Corrección: …después de los recortes que «ha» hecho en la sanidad.

    • ok, JUANJOLUKE, a partir de ahora no fliparé y asumiré tu axioma: que los que nacen rojos mueren rojos, que los que nacen azules mueren azules, la gente no cambia, como mucho se abstienen. Y que no hay verdes apenas. Qué axiomas más raros, qué manera de ver la realidad… efectivamente, es «otra manera de ver la política». La de la gente que tiene 0 representación en el parlamento.

  16. juanjoluke

    23.11.2011 at 15:34

    A ver, te lo explicaré un poco mejor; no es que no se pueda cambiar de ideología, sino que en estas elecciones, ese hecho, no ha tenido ninguna incidencia ni ha determinado nada. Puedes estar seguro de que los quinientos mil votos que se han ido del PSOE al PP no han cambiado de ideología, lo han hecho de opción política; pero siguen pensando con el mismo sentido político. Lo mismo que los votos que se han ido a UPyD, o los que se han ido a IU; otra cosa sería que los votos de IU se fuesen para el PP, entonces sí que podríamos hablar de cambio de ideología. Pero eso no ha ocurrido, ¿verdad?

    Ecologistas hay pocos y sin tendencia política menos aún, y te lo demuestro con la realidad de nuestras elecciones; ¿donde hay un partido ecologista sin inclinación política que se haya presentado para recoger todos esos millones de votos ecologistas? Otra cosa es la sensibilidad ecológica, que asumen muchos votantes de izquierdas, y que es lo que hay que tratar de reconducir por el convencimiento de un programa sensato, serio y creíble.

    Yo he votado a EQUO y me alegro de que el fracaso no les eche para atrás, porque hay mucho que hacer y mucho por lo que luchar.

  17. ok, entonces según tú no hay apenas ´gente con tendencia verde «puros», ¿y qué hacemos con los ecologistas del centro izquierda o del centro derecha? ¿tampoco existen apenas? ¿los dejamos fuera? ¿y con los ecologistas de derechas? ¿tampoco existen apenas y los dejamos fuera?
    Yo soy de las Rozas, un pueblo requetedederechas por definición: aquí hay muchos peperos descontentos con el pp (corrupción y demás), pero que no votan a los verdes como Equo porque son comunistas. Lo mismo pasa con muchos socialistas que simpatizan con los verdes pero que no quieren votar a los comunistas.
    Cuando Equo hace una política de izquierdas del tipo «Izquierda Unida» está dejando fuera a toda esta gente – centroizquierda, centroderecha y derecha – y, encima, no ha conseguido atraer a muchos de los de IU que se diga.
    Mi opinión, es que habría que planter un partido político verde, donde diésemos cabida a todos, no solo a los comunistas.

  18. juanjoluke

    24.11.2011 at 17:29

    Bueno, será cuestión de que los que sois de derechas creéis un partido ecologista de esa tendencia, y los que no tengan una inclinación clara que se decanten por lo más próximo que tengan. Esto no es cuestión de recoger el mayor número de votos sin más, hay que hacer política y si eso no es lo que te importa, pues asociate a una ONG ecologista. Yo tampoco soy comunista, pero voto a aquellos que mejor representan mis intereses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*