Juantxo.org

El blog de Juantxo López de Uralde

Las víctimas ocultadas de Chernóbil

Cada 26 de abril el mundo recuerda Chernóbil, hasta hace sólo unos meses el mayor accidente nuclear de la historia. Fukushima ha sido calificado ya con el mismo nivel de gravedad, y por tanto ya Chernóbil tiene su otra cara en la central japonesa. Pero en este 25 aniversario de Chernóbil quiero rendir un año más mi homenaje a los liquidadores, las victimas ocultadas del accidente nuclear. Hace muchos nos decian aquello de que un accidente nuclear con fusión del núcleo era, simplemente, imposible. Recuerdo que en la escuela venian ya en los años 70 los propagandistas de la industria nuclear a explicarnos las bondades de aquella nueva energí, y nos regalaban pegatinas en las que un átomo y un sol se daban la mano bajo el eslogan «Hoy nuclear, mañana solar». Pero un 26 de abril de hace 25 años llegó Chernóbil, y lo imposible ocurrió.

Desde entonces hemos estado sometidos a una intensa campaña de lavado de imagen de aquel accidente. Bascisamente todo se reducía a una central nuclear soviética, que no reunía las condiciones de seguridad necesarias, y a unos gestores locos que andaban haciendo pruebas imposibles hasta que la central estalló. Además, nos repiten una y otra vez, las víctimas mortales del accidente fueron en total fueron 58 personas.

Pero luego llegó Fukushima. Lo que se ha dicho para Chernóbil ya no era vñalido para Japón.  Aqui ya estamos en un país altamente tecnologizado cuya apuesta nuclear era clara, y por ello uno de los países punteros en energía nuclear.

Pero lo más sangrante de Chernóbil es la negación de la condición de vícitimas de miles de personas. No me refiero a los afectados directamente por la explosión, ni a los vecinos de las zonas cercanas a la central que fueron evacuadas. Hablo de los liquidadores. Se trata de cientos de miles de personas (unas 600.000) que participaron en las labores de lucha contra el escape nuclear.

No se hizo un seguimiento de cuántas personas, hombres y mujeres, exactamente participaron, ni de cual ha sido su evolución posterior. Se trata de los miles de personas que participaron paleando arena para tapar el reactor, o trabajando durante unos segundos en algún punto de alta emisión de radiactividad para tratar de frenar la extensión de las emisiones. Estuvieron sometidos a dosis altísimas de radiación y lo han ido pagando muy caro pero ellos no están en las estadisticas.

La vida de cientos de miles de esas personas ha sido desde entonces un infierno. Sometidos a altas dosis de radiación, han sido víctimas de cánceres y enfermedades causadas por aquella exposición tan fuerte. Pero no son consideradas víctimas. No salen en las estadísticas. Ni ellos ni sus familias reciben compensación alguna por el sufrimiento.

Hicieron un trabajo impagable para evitar una mayor extensión de los daños. Pero se les niega hasta la condición de víctimas. No hay mayor injusticia en la historia reciente de la Humanidad que la de las víctimas ocultadas de Chernóbil.

15 Comments

  1. Para montar una central nuclear nueva, donde primero se tiene que aprobar por referéndum es en la zona de seguridad de cien Km de radio y si toda su población no lo aprueba nada de central nuclear,aparte creo que energía nuclear la justa o ninguna y mucho menos en zonas sísmicas y de riesgo de catástrofes naturales

  2. además Diego, no sólo les afecta «terremotos» como muchos dícen, cualquier fenómeno climático, puede afectar gravemente a cualquier nuclear y está claro, existe un gran cambio climático que irá a más, así que evitemos todo lo que contamina y se puede extender por la tierra, el cielo y el agua, a saber cuanta pesca está ahora mismo contaminada por Fukusima y no lo sabemos todavía nadie.

    Utrella!!!!

    muy buen post Juantxo

  3. Oculto en las estadisticas, y borrados de la memoria, ¿Acabarán así los trabajadores de Fukushima? ¿o los miles de desplazados? Desde luego que esta en nuestra mano que esto no sea así, y que haya un punto de inflexión para que lo sucedido hace 25 años atrás, no se repita. Animo Juantxo, grán iniciativa…

  4. Yo vi un programa en TV que hablaba de ellas, ejemplos de cánceres y de deformaciones en nacimientos. Atroz.

    Las estadísticas están bien pero no reflejan nunca la realidad subyacente. Los riesgos nucleares no pueden ser asumidos por quienes no los eligen, no es como tomar la decisión de conducir un fin de semana en donde cada cual asume n riesgo.

    Tampoco es lo mismo un accidente de coche y sus consecuencias que el hecho de nacer con malformaciones que harán de la vida de esas personas un infierno inasumible como «riesgo». Morir es una cosa pero dar vida a un ser deforme o impedido de por vida… se sale de una estadística vulgar !!

  5. Hola Juantxo:
    Totalmente de acuerdo con tu reflexión sobre el olvido de estos héroes. Ya he manifestado aquí otras veces mi apoyo a la energía nuclear con fines pacíficos pero hoy suscribo totalmente tu denuncia sobre su situación y espero que con los trabajadores de Fukushima no ocurra lo mismo.

  6. Este dia debería ser proclamado como el diá mundial antinuclear.Luego dicen que es una energia buena para el planeta y no es verdad.

  7. Hace unos días pude ver un documental muy interesante colgado en la web de TVE (La 2, noche temática) que se titulaba «La batalla de Chernóbil». He intentado recomendarlo a mis amigos y ha sido inútil. Ya no está disponible en la web de TVE. Es curioso porque he visto muchos documentales «online» que se habían emitido «en abierto» un mes antes, pero éste no ha estado colgado más de una semana. No sé por qué lo han retirado (si será tema de derechos o qué) pero me extraña mucho ya que se trata de un tema de actualidad y el documental era realmente bueno. Mostraba de un modo muy crudo la realidad de los efectos de Chernóbil y contaba la historia real (la ocultación de información y las cifras de afectados) que hasta ahora no nos habían contado. ¿Ha hecho presión el «lobby nuclear» para retirar este documental? No tengo ni idea… pero si alguien tiene oportunidad de verlo… que no se lo pierda.

  8. Si los gobiernos no aprenden con estos desastres, los ciudadanos tenemos que hacérselo ver para que asuman sus culpas y errores.

  9. CarmenRuP

    27.04.2011 at 1:41

    Cosas tan importantes como ésta no pueden ser decididas por los políticos, ni por las empresas privadas, deberían someterse a referendum popular y quedar reflejado en la constitución, o donde sea preciso, que siempre será así, que no lo pueda cambiar el gobierno de turno sea cual sea.

  10. estoy de acuerdo en que se han minimizado las cifras y no ha habido esfuerzos reales por parte de los organismos nucleares internacionales en desvelar las consecuencias reales.

    yo también vi el documental de la noche temática y me impresionó especialmente un comentario de mikhail gorbachev (se debe de escribir así o parecido) diciendo que, durante unos días, hubo alrededor de un 15%de probabilidad de un accidente aún mayor que hubiera dejado inhabitable europa. no creo que exagerara llevado por sentimientos antinucleares, ni que pertenezca a un lobby eólico o solar. creo que era la persona que más inofrmación tenía en en ese momento y creo que no hay desarrollo que justifique un riesgo similar.

    añado que, como muchos antinucleares, no soy un iluso y sé diferenciar lo ocurrido en chernóbil con lo ocurrido en fukushima. sé que la probabilidad de que alguno de estos dos eventos se repita es remota. pero también sé que la probabilidad de que el próximo accidente se deba a causas impredecibles es mucho mayor.

    precisamente por todo lo anterior soy antinuclear. se trata de un desarrollo a corto plazo, para una minoría, a un gran coste, que implica un enorme riesgo.

    saludos

  11. Joaquín Jesús de Prada Redondo

    27.04.2011 at 11:56

    Se me ponen los pelos de punta, sólo pensar que puede pasar en cualquier rincon del globo ó en España, siempre nos engañan cómo a chinos, un fuerte abrazo amigo y adelante.

  12. jacqueline luz vazquez

    27.04.2011 at 13:27

    A veces los avances tecnológicos y la necesidad de protección y seguridad de invasiones, guerras, ambición, por apropiarse de los bienes escasos en el planeta, hacen que los países se protejan y busquen armarse con lo más innovador, adelantado y luego estos accidentes tristes, hacen que en una milésima de segundo se destruyan siglos de construcción y pueblos y su gente. Son cosas delicadísimas con las cuales se debe tener mucho cuidado y precaución por los gobernantes de las naciones.

  13. Estoy muy interesada en tu proyecto, me gustaría que te pusieras en contacto conmigo.
    Me gustaría participar en tus listas electorales.
    Vivo en Cambre (A Coruña)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*