Juantxo.org

El blog de Juantxo López de Uralde

Responsabilidad Social Corporativa y dictaduras sangrientas

La imagen de un Gadafi lanzando agresivas amenazas contra su propio pueblo ha puesto ante nuestros ojos el verdadero rostro de la sangrienta dictadura que ha sometido Libia en los últimos 42 años. La novedad hoy está en la salida del pueblo a la calle para hacer frente a la tiranía, más que en la actitud del mismo dictador. Pero en estos años de férrea dictadura han estado operando en Libia numerosas coroporaciones petroleras, entre ellas Repsol. En un tiempo en el que se habla tanto de la Responsabilidad Social de las Empresas (RSE), uno se pregunta si no deberían tomarse medidas drásticas contra las corporaciones que operan en países con regímenes dictatoriales y colaboran con dictaduras sangrientas. Las excusas de los habituales para no hacer nada contra estas empresas serán infinitas. Supongo que la más repetida sería  aquella de «si otros lo hacen, por qué nosotros no». Y es evidente que un asunto así debiera ser regulado internacionalmente, y es ahí donde la propuesta se convierte en imposible, ya que serían los mismos gobiernos dictatoriales los que deberían aprobarla en el marco, por ejemplo, de Naciones Unidas.

El caso es que durante estos años, las corporaciones han operado en Libia, al igual que lo siguen haciendo en muchas otras dictaduras que se extienden por el mundo, y que no es necesario ni mencionar.

Por eso uno se pregunta si no estaremos entonces ante una enorme mentira con tanta historia de RSE, y tantas páginas y sesudos estudios dedicados al asunto. ¿Puede hablar de responsabilidad social una empresa que opera y obtiene beneficios en un régimen como el de Libia? ¿Debemos aceptarlo con normalidad? Pienso que no. Que esta situación que vivimos estos días expone en toda su magnitud el cinismo del sistema, y el doble lenguaje de las grandes corporaciones.

La pelota está en el tejado de esas empresas que deberían, cuando menos, demandar el respeto a los derechos humanos básicos en los países en los que operen. Claro que en muchos casos las agresiones a los derechos humanos las hacen precisamente para proteger los intereses de esas mismas corporaciones.

22 Comments

  1. Hola Juantxo,

    Totalmente de acuerdo con que la RSC no se puede separar de las operaciones de la empresa.

    Estoy preparando un articulo sobre la RSC de algunas empresas españolas, en concreto las de este club: http://www.clubsostenibilidad.org/

    sabes si alguno opera en libia?

    Un gran saludo,

    Pablo

  2. hola Juantxo

    Este es un punto que me preocupa y que refleja un poco la situación actual: El cinismo corporativo, el cinismo del sistema.
    La RSE es la contribución voluntaria de las empresas, preocupadas por las 3 dimensiones posibles (social, medioambiental y económica).

    Con lo bonito que es esto, da muchísimo asco (no encuentro otra palabra) que se utilice como estrategia de comunicación de valores que, normalmente, no se tienen.

    Estamos asistiendo en directo a algo tan grande que casi no comprendemos. Miles de personas están dejándose la vida para recuperar los derechos que a nosotros, a veces, nos sobran.

    Como todo se ve muy bien sentado desde casa, la sociedad se permite el lujo de opinar.

    Pero, ¿por qué no actuamos también?

    ¿Cómo es posible que no relacionemos lo que está pasando, la merma de libertad, con ese cinismo del sistema, que también nos chupa las venas hasta dejarnos secos?

    Dentro de poco iremos todos a votar. Simplemente se cambiarán los fusibles fundidos de un color por otro.Tenemos la responsabilidad de hacer algo más.

    NO podemos seguir permitiendo que los políticos, por ejemplo, sigan despilfarrando nuestro dinero, que se dupliquen las competencias, etc..

    NO podemos permitir que España siga vendiendo armas.

    NO podemos permitir que nuestro país sea el único de la región euro que siga comerciando con transgénicos.

    NO podemos permitir que los bancos sigan controlando el dinero, que las empresas colaboren con los gobiernos putrefactos como el caso de Repsol.
    ¿cuántas más?

    Tantas cosas nos oprimen y nos acercan a los pueblos árabes que tenemos la responsabilidad de salir también a la calle a contarlo.

    Tenemos una oportunidad única para demostrar nuestro respeto por la vida, nuestro compromiso por un futuro libre.
    Es necesario que se hagan públicos los datos de todos los que nos hacen trampas: políticos, empresarios, bancos, etc..
    Sólo si la información fluye libre y se deja sobre la mesa, la sociedad podrá tomar decisiones tan valientes como las de nuestros vecinos.

    Ha llegado el momento de decir lo que pensamos.
    Basta de tramposos y mentirosos.

    ¿nos organizamos?

    abrazos
    borja.

    • Bueno, algun@s nos estamos organizando en EQUO (www.proyectoequo.org), precisamente para construir un movimiento sociopolítico que denuncia todo esto y trate de cambiarlo.

  3. Esta verdad fundamental que supone la supuesta RSC, es una parte más del guión de la gran mentira que interpretan los protagonistas de la película «La Gran Estafa», pues todo forma parte de lo mismo.

    La respuesta que se merecen está en manos de la sociedad civil, pero no la que representa Eduardo Serra y su manifiesto

    http://www.elconfidencial.com/en-exclusiva/eduardo-serra-manifiesto-everis-empresarios-20110117-73629.html

    sino la verdadera. Tenemos ejemplos más que suficientes, con solo citar Islandia, Tunez, Egipto, Libia, Yemen…

  4. El año pasado en la carrera de I. de Organizacion Industrial estudie esto de la RSC, teniendo en cuenta que ademas trabajo en una empresa que empieza a aplicar algo de esto, no me podia creer lo que estudiaba y las grandes diferencias que encuentro su aplicacion «real».
    Sin duda por proximidad uno de los temas que mas me impactó de la RSC es el tema de la igualdad. No la veo en la empresa y sin embargo si sobre el papel si esta y hace alarde de la misma, lo comenté con mi profesora de RSC y aqui va su respuesta:
    «Los cambios empiezan por alguna parte, es cierto que no es real, pero si existe la norma se abre el camino para que lo sea»
    Pues bien he de decir que no hay igualdad pero que al menos nadie se permite el lujo de mostrar esa desigualdad abiertamente como antes de la RSC, se ha conseguido respeto.. Es un acto de cinismo si, pero la RSC es el inicio del cambio y el cambio llegará con las presiones de la sociedad.
    Sin duda la reflexion social es necesaria, la clave esta en la educacion, al menos en las universidades a los futuros empresarios se les explican bien estos temas de RSC, el como lo apliquen los actuales esta en la PRESION que la sociedad haga sobre la empresa. Si no te gusta su politica NO CONSUMAS los productos de la empresa y muestrales tu desacuerdo, seguro que acabará por ser REAL la RSC..
    Esto en definitiva es una utopia que marca el camino a seguir y se puede convertir en realidad por el momento no lo es..¿es un acto de cinismo? Si, debería estar penado que mientan las empresas y hagan alarde de valores que no tienen..
    La RSC yo diria qeu es la primera iniciativa que pide que la empresa aporte valor moral a la sociedad y no solo economico y que empieza a tener normativa (ISO 26000), el paso fundamental seria legislar para penar las diferencias con los informes de RSC y la realidad.

    Saludos
    @laberciana

  5. Juantxo, solo una pregunta:
    ¿Has comprado algo fabricado en China?

    • Y tu has comprado algo en china? me fastidia siempre lo mismo, los que acusan a los ecologistas de apagafuegos y luego ellos son incapaces de hacer nada.

      • Y quién no ha comprado algo fabricado en China o Thailandia o Marruecos o Bangladesh…? lo dificil es encontrar algo no fabricado en dichos países…

      • Carlos, yo sí he comprado muchas cosas fabricadas en China. Por eso no acuso ni a los ecologistas, ni a las empresas. Me acuso a mi mismo. Lo de que soy incapaz de hacer nada lo dirás porque me conoces muy bien, supongo.

        • Es que esa pregunta no sé a que viene, sinceramente.

          • ¿De verdad no lo entiendes? En Libia estamos todos, no solo Repsol. Todos compramos la gasolina de Repsol a un precio mejor que si la empresa no estuviese en Libia. Nos parece mal que las empresas estén en China y el gobierno establezca lazos comerciales con China. Pero queremos comprar camisetas a 10€ y televisiones a 150€. Bueno, no igual no queremos pero lo hacemos. Lo mismo Repsol puede decir que no quiere estar allí, pero tiene que hacerlo.

          • Mariano:
            Tu pregunta me parece muy acertada. El problema no es de Repsol ni de los jodios chinos. Creo que parte de la culpa de la falta de derechos humanos en China o Libia es mía por comprar gasolina y bagatelas. Creo que mi libertad de optar esta en la base de muchos problemas. Porque yo si soy consciente de los desastres ecológicos que produce mi coche y mi falta de ética cuando compro en un baratillo de los chinos. Muy acertado tu comentario. Parte de la responsabilidad es de los que compramos.

  6. Yo estoy de acuerdo con Patricia, por algún sitio hay que empezar.
    Yo tengo claro que la RSC es un lavado de cara, queda muy bien decir que uno apoya los derechos humanos, la no discriminación y todas las causas verdes. Una vez se crea la norma hay que habilitar herramientas para comprobar que se cumple, bien sea a través de las administraciones o a través de los consumidores, que evalúen y valoren la realidad de lo que la empresa propone.
    Ahora, atacar a Repsol porque hace negocios en Libia me parece que muestra una imagen muy sesgada de la realidad. Las empresas que hacen negocios en otros países están invirtiendo ahí de muy distintas maneras. No solo dan trabajo a la gente local y participan del desarrollo del país, además participan de un intercambio cultural y de información que puede suponer una gran diferencia en su modo de vivir. Abandonar a los ciudadanos de un país por tener la desgracia de vivir bajo una dictadura me resulta bastante cruel.
    Por otro lado, empezar a poner un ranking de países donde se puede o no comerciar resulta muy peligroso. ¿Quien está libre de entrar en esa lista? ¿y quien pone las puntuaciones? No deberíamos comerciar con los países árabes porque tienen discriminadas y anuladas a las mujeres (que son el 50% de su ciudadanía), ni con Irán, Rusia, China, casi la totalidad de los países africanos y unos cuantos estados de USA por discriminar a los lgtbs, con España por vender armas,…
    Salvando los detalles de que la RSC sigue siendo un lavado de cara, hay que seguir apostando por ello y por hacerlo cada día más real dentro de las empresas y ver la situación más globalmente entendiendo qué hacen las empresas y de qué manera participan en el país donde trabajan.

    • Juanita Calamidad

      26.02.2011 at 1:20

      Ay, Myriam…Si lo de la RSC ya me da muchísima risa (amarga, pero risa), no te digo nada eso que has puesto sobre «los puestos de trabajo y ¡¡¡el intercambio cultural!!!!» que resultan de las inversiones de multinacionales.
      El problema no es que las multinacionales tengan que comerciar con países dictatoriales. Es que SON las multinacionales y los gobiernos de los países poderosos (no los occidentales, sino los que pueden, no hay buenos ni malos en esto) los que IMPONEN las dictaduras. De lo que se trata es de seguir teniendo materias primas a buen precio y mano de obra barata. Porque Gadaffi no se encarga sólo de enviarnos petróleo y hacer ganar dinero a Repsol. Se encarga, también, de enviar los inmigrantes que no queremos a que se mueran de sed en el desierto. Literalmente.
      Y sí, la culpa no es de tal o cual empresa. Es de todos. Lo que hay que evitar es que existan empresas TAN grandes y con TANTO poder. El poder y el dinero no tienen RSC, ni moral, ni conciencia.
      Las energías renovables a pequeña escala impiden los oligopolios y todos los desmanes que conllevan. Por eso se está intentando frenar su desarrollo.

  7. PabloTuátara

    23.02.2011 at 18:18

    Hola a todos:

    Para mí la RSC es la consecuencia de que las empresas hagan lo que mejor saben hacer: MAXIMIZAR EL BENEFICIO. Las empresas solo adoptarán prácticas respetuosas con el medio ambiente o la sociedad cuando consideren que LOS BENEFICIOS VAN A SUPERAR A LOS COSTES. Y si pueden mentir se conformarán con hacer propaganda, porque en realidad no les importa demasiado ni el medio ambiente, ni la sociedad, ni la justicia ni nada más que el cochino dinero.

    En un mundo loco donde lo único importante parece ser el dinero, la RSC es la hipocresía máxima: si ser una empresa socialmente responsable nos va a dar más beneficios, entonces seamos socialmente responsables. Y si no, pues no.

    Y en cuanto a las revoluciones y las dictaduras… ¿es que no estamos sometidos precisamente a una dictadura terriblemente poderosa, que lo controla y corrompe todo? ¿Es que el dinero, el interés económico, la especulación, los mercados financieros no son un gran dictador sin rostro pero cuyos efectos padecemos día tras día? ¿Es que no podemos salir a la calle, como los egipcios o los tunecinos, o mejor, como los islandeses, y tumbar a esos gigantes a patadas? ¿Es que no podemos conseguir el control sobre nuestras vidas y sobre nuestro mundo, controlado hoy en día por una élite de unos pocos super predadores? ¿No podemos, o no queremos? ¿Nos da miedo, o nos da igual? Muchas preguntas…

    En conclusión: como siempre las personas y los valores son lo de menos, y además tonto el último. Esperemos que EQUO pueda dar un impulso hacia el cambio, muchos estamos expectantes y deseando aportar lo que humildemente podamos en este proyecto.

    Así que suscribo la idea de Borja: ¿nos organizamos?

    ¡Un saludo!

  8. Me gustaria decirle a Mariano, que consumir en esta sociedad, es algo, que hacemos todos. Lo que se trata es de cambiar el sistema, para poner unas condiciones y unos valores distintos en la misma. y valorar cosas distintas AL DINERO Y A CONSUMIR POR CONSUMIR.
    Apoyo el proyecto EQUO, porque va en esa linea. Por otra parte me gustaria, decirte, que el proyecto equo, no es proyecto personal de nadie, ya que en ese caso no tendría exito.
    Me parece una tonteria, hacer esta pregunta a Juantxo, pues se puede deducir por su trayectoria vital, PERO ESTE NO ES EL TEMA.
    Me parece mucho más interesante, las informaciones sobre estas empresas que apoyan la economia sostenible, que siempre es mejor, pero que hay que controlar que se demuestre con datos.
    Y que no sea estetica, sino etica su postura.
    ESTA CLARO, QUE LO VERDE, se ve como idea de futuro y esto es positivo, hay que hacerlo bien.
    Un saludo y gracias por las informaciones, que dais en este blog

    • Zapaca, yo he contestado una entrada en juantxo.org «El blog de Juantxo López de Uralde». Una entrada en la que ni siquiera se nombra a Equo. Yo no estoy valorado a Equo , sino al razonamiento que ha presentado Juantxo, que por decirlo con tus palabras, me parece una tontería. ¿Puede hablar de responsabilidad social una empresa que opera y obtiene beneficios en un régimen como el de Libia? Pues depende de cómo lo haga. Precisamente de eso habla la RSE.
      Me parece tan simplista cargar contra la RSE por no ser más que una enorme mentira como decir que Equo y todos sus sesudos informes solo están para tranquilizar conciencias.

      • Perdona, no te he podido responder en tu mensaje porque no me deja.

        Te contesto por tu último comentario:

        Has comentado: Todos compramos la gasolina de Repsol a un precio mejor que si la empresa no estuviese en Libia

        Eso me gustaria que me lo explicaras porque no es cierto.

        • Imagínate que las petroleras no sacan petróleo ni gas de países con dictaduras. Eso excluye a toda la Península Arábiga, el norte de Africa, algunas ex-repúblicas soviéticas, Irán, Camerún, Angola… Pon que nos quedamos con Indonesia, Venzuela, Ecuador, Indonesia, Nigeria y poco más. Irak no lo incluyo. ¿A cuanto caerían las reservas de petróleo? ¿A un 25% de las totales incluyendo dictaduras? ¿No crees que subiría el precio de la gasolina?

          Asumo y lamento que hay gente enriqueciéndose a costa de la falta de libertad y de derechos de países enteros. Pero reconozco que yo también me estoy beneficiando de esa situación, y tú también. Pero tú, no sé por qué, no lo quieres ver.

          • Si, pero los especuladores existen en todas partes, no solamente en los mercados financieros, claro que se especula con el precio del barril suceda lo de libia u otro motivo, ya se inventarán algo para justificar el precio del barril. El precio de la gasolina sube independientemente de lo de libia.

            El pastel del petróleo ahi está, no descubro nada. Las multinaciones se reparten el suculento dulce. Ahi es donde los gobiernos deben meter mano, quien gobierna realmente en un pais, el jefe de gobierno o las multinacionales? los lobbys instalados en bruselas nadan a gusto. Algún dia hay habrá que cambiarlo desde un pensamiento positivo. No es tan complicado.

          • Carlos, no hablo de especulación. Hablo de oferta y demanda. Desde el cominenzo de las revueltas el precio del petróleo ha subido cerca de un 20%. Interpreto que por miedo a un recorte en la demanda.

            Por supuesto que los gobiernos podrían hacer algo, pero creo que son más cómplices que Repsol. Gadafi estaba invitado a las cumbres del G8, y no precisamente para pedirle más apertura democrática. Desde el 11S Gadafi ha pasado de terrorista a aliado y eso es lo que interesa a nuestro gobierno. No la apertura democrática, que asusta. Si la revolución ha llegado a Túnez, Egipto, Libia… no ha sido gracias a los gobiernos de occidente, sino más bien muy a pesar de éstos.

  9. entiendo que parte del debate de los posts previos se centra en atender a la etica de las empresas y como mantener o reducir nuestro consumo y el bienestar dependiente de él.
    pienso que que políticas radicalmente restrictivas nos llevarían a la escasez (o monopolios, mafias, subida de precios, especulación y otros males del mercado libre) y eso será muy impopular en la poblacion española y, no sé hasta qué punto sería sostenible o nos llevaría a un fuerte crack de nuestro sistema.
    por eso prefiero imaginar una revolución progresiva, mediante pasos pequeños.

    podemos ir tomando nota para la elaboración de algunas propuestas de trabajo en Equo, con vista a crear una nueva legislación, es decir propuestas de ley.
    mientras conseguimos eso, manifiestos de ética corporativa y de estado que al menos sirvan de denuncia pública.

    por ejemplo:
    – una definición sin ambivalencias de nuestra política exterior en materia de comercio (import/export), producción en otros países (inversión y contratación), etc
    – normas para el comercio exterior (regulaciones del comercio y la producción a empresas españolas que trabajen en países dictatoriales)
    – gravámenes y prohibiciones a empresas españolas que inviertan en otros países vulnerando derechos humanos, interviniendo en conflictos bélicos, destruyendo el medio natural, etc,).
    – una clara regulacion para las empresas españolas que realicen inversiones «oportunistas» en regiones o países donde hayan ocurrido catástrofes, o guerras, o donde haya ambigüas «acciones humanitarias».
    – por supuesto, una estricta prohibición de empresas dedicadas a negocios de comercio de armas, ejercitos privados, logistica de guerra, trafico de personas, etc

    ¿necesitamos petroleo? sí
    ¿necesitamso recurrir a países donde sabemos que la pobreza es máxima y la libertad mínima? probablemente sí.
    ¿podemos necesitar menos en un futuro recurriendo a energias renovables no nucleares? sí
    ¿podemos tener políticas de comercio exterior no capitalistas ni ajenas al respeto humano y social? sí.
    ¿podemos regular la intervencion de nuestras empresas y limitar sus acciones liberales-capitalistas? sí
    ¿estamos dispuestos a soportar las restricciones al consumo y al bienestar dependiente que esas políticas más justas puedan suponernos? vayamos poco a poco para poder ir juntos muchos más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*