Juantxo.org

El blog de Juantxo López de Uralde

Lecturas de las elecciones brasileñas

Llama la atención la gran cantidad de interpretaciones que se están haciendo sobre el resultado de la primera vuelta de las recientes elecciones presidenciales de Brasil. Hay un dato cierto e indiscutible: Marina Silva ha sacado nada menos que veinte millones de votos. Además, me dicen los amigos de Brasil, que esos votos son de Marina, ya que no ha contado con demasiado apoyo logístico.  ¿Poco apoyo para una candidata ecologista? Mmmmm..me suena.

Marina es una defensora de la selva desde su niñez.  Siguiendo el ejemplo del ya mítico cauchero Chico Méndes, su vida es un esfuerzo continuado por defender la floresta amazónica. Nadie puede dudar entonces que esos veinte millones de votos tienen necesariamente un fuerte componente ecologista. De hecho hay una lectura en clave verde que concluye que quien ha defendido posiciones más antiecológicas, ha salido perjudicado en su resultado.

Brasil es un lugar clave en el tablero ecológico mundial.  Gran parte de la mayor selva todavía existente se encuentra allí. Se han utilizado todo tipo de argumentos para justificar su destrucción. Desde proclamas nacionalistas sobre la soberanía brasileña del Amazonas, a argumentos sociales como que si el suelo de la selva fuera libre, no estuviera protegido, se generaría empleo.

Muchas veces hemos tenido que escuchar aquello de que la defensa de la Naturaleza «es cosa de ricos».  Marina nos ha mostrado que no es así. Un argumento menos para  los antiecologistas.

Ahora entramos en la segunda fase con cierta dosis de incertidumbre. No demasiada, la verdad, porque es de prever que la heredera de Lula, Dilma Rousseff, ganará sin problemas.  Pero deberá hacer un esfuerzo para ganar el voto de los seguidores de Marina y para ello, es más que conveniente que abandone sus duras posiciones desarrollistas y antiambientalistas. Amigos brasileños me dicen que los destructores de la selva se esconden tras Dilma, esperando a saltar sobre la floresta. Dilma tiene la obligación de despejar las dudas sobre sus políticas ecológicas y acercarse hacia posiciones verdes. El viejo desarrollismo debe dar paso a una nueva visión del futuro, que sepa combinar el esfuerzo por la equidad social con la sostenibilidad ecológica.

7 Comments

  1. Enhorabuena por tu blog Juantxo! y por todo el esfuerzo que estais poniendo para que la nueva visión de futuro se convierta en realidad.

  2. Marina, tiene una papeleta de cierta complejidad: impedir el triunfo de Serra, forzando a la vez a Dilma a emanciparse del lobby amazonista y a aplicar políticas de desarrollo económico y social cuidando, a la vez, del medio ambiente. No es una tarea fácil. Pero su biografía le avala. Le deseo la mejor de las suertes. PD: también a ti con este blog recién nacido.

  3. Pienso que una persona coherente y carismática básicamente necesita escuchar a los expertos en temas ecologicos, economicos y filosóficos y entre todos diseñar la única política posible, la de respetar al planeta. No queda otra. Y convencer a los demás de esta realidad. Debería estar trabajándose para que a Brasil u otros paises(entorno Amazonas) se les pagase de alguna manera para conservar el pulmón.

  4. José Antonio Vergara

    13.10.2010 at 4:57

    Marina nos devuelve la esperanza, de que es posible reencantar a los ciudadanos, reconectando la política, la ética y la solidaridad.

  5. Menos mal que los brasileños no han hecho ni caso a esa alianza de los verdes con la derecha (que no es insólita: ¡Hamburgo!) y han votado por la dignidad de la izquierda. Que no es una izquierda todo lo ambiciosa que nos gustaría a algunos, pero veo que para los verdes el dilema no estaba entre esa izquierda y otra más a la izquierda, sino entre la derecha y la izquierda.
    Y por mucho que el discurso haya sido de neutralidad, es sabido que los verdes brasileños van de la manita con la derecha.
    Enhorabuena por haber empezado tu blog con tantísima transparencia.

    • Lo que dices, simplemente, es falso. Marina apostó por Dilma, a pesar de su historial de no tener en cuenta algunas luchas ecologistas clave. Me parece que va siendo hora de dejarse de tópicos, y hablar de realidades: ¿qué pasa con el futuro de la selva amazónica? ¿se va a apostar por más nucleares en Brasil? ¿continuará la entrada de transgénicos en Brasil?…..Estas son cuestiones que proecupan a los verdes de Brasil. Y ojalá Dilma muestre un giro más sensible a estas cuestiones.

  6. ¿Que Marina apostó por Dilma? ¡Joder, sí que empiezas a mentir pronto! Pareces un político de serie estadounidense mala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*